• Regístrate
Estás leyendo: Ni declinación, ni frente opositor, ni promoción al voto
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 18:55 Hoy

Intelecto opuesto

Ni declinación, ni frente opositor, ni promoción al voto

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La elección hidalguense volvió al punto en donde empezó, tras haber quedado de lado la intención de modificar el rumbo de la misma con alianzas, con acuerdos de facto, con campañas negras y con aparición de personajes mediáticos. Al final, nada se hizo y todo culminará como cuando se previó desde antes del mes de abril.

En la designación de los candidatos para gobernador se tuvo la verdadera apuesta que hoy vemos reflejada, pues mientras unos le apostaron a no ser el último sitio en domingo 5 de junio, solo un partido logró unificar criterios y pedir unidad en tiempos donde no había.

A ocho días de que finalicen las campañas políticas todo parece estático y lo más trascendental será la competencia que se cierra en municipios importantes como Pachuca, Tula y Huejutla. Lo demás será muy difícil de que sea quitado del poder político del partido hegemónico de Hidalgo y no por la ola roja de otras ocasiones sino porque habrá abstencionismo, mucho voto duro y poca participación ciudadana.

Mucha de la desinformación del proceso electoral y de la apatía se debe en buena medida al Instituto Estatal Electoral, quien medianamente o de forma nula se ha detenido a observar las necesidades de la sociedad, del electorado a quien se supone que debe servir.

Sin embargo, acá pasa todo lo contrario. Tenemos un organismo electoral que solo vela por y para los intereses propios y para pelear con los partidos políticos, sobre todo con los de oposición, con quien se aferra en una pelea de ciegos por ver quien tiene la razón jurídica de todos los argumentos.

¿Qué la gente se entere de la elección y cómo ir a votar?, parece ser el menor de los problemas para el IEEH. Recientemente me enteré de que desde las oficinas centrales del INE se les encomendó promocionar el voto de forma fuerte e incansable desde principios del año.

No tiene ni dos semanas que apenas llegaron al estado 84 mantas que enviaron desde la Ciudad de México para promocionar el voto, una para cada cabecera municipal. ¿Es suficiente?, colgar una lona con llamado al voto en cada Miguel Hidalgo o Benito Juárez de los 84 ayuntamientos parece ser una fórmula ya no inequívoca sino poco atractiva para que la gente deje de lado sus ocupaciones y se ponga a pensar por quién va a votar.

En suma, la elección parece ser un camino sinuoso y espinoso para la democracia y se acerca más a un ejercicio en el que solo se pondrá a prueba a la militancia de los partidos, sobre todo de quienes cuentan con una mayor cantidad de adeptos y en cuyos números finales se podrá evaluar quien sí y quien no apoyó. El resultado ya es prácticamente el que marcan las tendencias y esas son las que nunca se han podido revertir ni en Hidalgo ni en ningún estado.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.