• Regístrate
Estás leyendo: Apuntes del 2016 (III)
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 07:45 Hoy

Intelecto opuesto

Apuntes del 2016 (III)

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La economía informal es reflejo de que la economía formal no está funcionando. Palabras más, palabras menos, es una de las más certeras hipótesis de los líderes de comerciantes ambulantes en el Valle de México, principalmente en los municipios del Estado de México, la zona metropolitana más grande del país y quizá de todo el continente.

Y es que, siendo sinceros, 2016 no solo fue el año símbolo de la corrupción –por las acusaciones entre políticos en la prensa, los dimes y diretes entre parlamentarios, los gobiernos estatales salientes- sino que también fue el año de la evidencia en desigualdad y brecha social de la pobreza.

No solo es que suban el precio de la gasolina, o que el peso caiga más frente al dólar; la realidad impacta cuando a la gente no le alcanza el salario que gana para satisfacer sus necesidades básicas y las de su familia; la realidad preocupa cuando uno se da cuenta que lo obtenido por el esfuerzo y la dedicación laboral no está siendo suficiente y se rompe la cadena de la economía formal.

El comparativo de hace unos días entre el alza al salario para 2017 en contraste con los precios de alimentos, de servicios y desde luego de los energéticos, no tiene punto intermedio, ni por mucho.

Es más, tendría que ser el salario mínimo en México de 12 mil pesos mensuales para que una persona pueda tener un auto y cargarlo semanalmente con gasolina Magna y poder llegar a sus destinos.

Sabemos que los famosos 6 mil pesos para vivir (Ernesto Cordero es senador, les recuerdo) son más que una burla una mentira. En este año que termina nos dimos cuenta que la crisis es peor cuando a la gente no le está alcanzando para poder tener hijos en las universidades de paga, cuando no les pueden ofrecer una buena calidad de vida y eso es terrible pues impacta directamente en las próximas generaciones.

¿Quiénes serán mayoría de aquí a 10 años?, los estudiantes de quinto y sexto de primaria, que tendrán mayoría de edad y que están creciendo en un entorno lleno de obstáculos, con cada vez menos oportunidades, siendo una inmensa cifra en comparación con la de la clase alta que son los que tendrán la oportunidad de poder acceder a la toma de decisiones.

No lo sabemos aún pero podría llegar el momento en que no exista la brecha social más en México y es por las propias consecuencias de la falta de liquidez para poder sobrevivir en una economía inestable, que da y quita y no permite planear ni ahorrar.

¿Cuántos seremos adultos mayores con recursos en 20 años?, al parecer muy pocos; nadie habla de las pensiones o los retiros como antes. Nadie sabe con certeza si nos darán el dinero de las llamadas Afores, y si ese mismo recurso alcanzará para una vejez digna.

México cierra su año con una incertidumbre de proporciones bárbaras en cuestiones de economía y finanzas; no, no estamos en una crisis, pero sí vamos a enfrentarnos más temprano que tarde a una realidad en donde no habrá dinero que alcance si no detenemos la inflación y los sobreprecios.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.