• Regístrate
Estás leyendo: PRD tras el presupuesto de 2017
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 08:28 Hoy

ADN mexiquense

PRD tras el presupuesto de 2017

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Lejos de aceptar que el declive del PRD es producto de la desmedida ambición por el poder y dinero de los dirigentes de los grupos que lo conforman, hoy nuevamente esas células cancerígenas disputan el pastel presupuestal de varias decenas de millones de pesos para 2017 en el que se elegirá gobernador en el Estado de México.

En dinero el Estado de México representa para el PRD un importante ingreso y su manejo y destino se los disputan los grupos de siempre con el respaldo de los poderosos que tienen el control de ese partido a nivel nacional como lo es la corriente de Nueva Izquierda.

Y es que lo que está en juego el año que entra en territorio mexiquense es mucho dinero y los negociadores perredistas no pueden dejar pasar esta oportunidad para allegarse de más recursos incluso superiores al presupuesto que van a manejar para la campaña y de esta manera desistir de hacer alianza con el PAN.

Así lo hicieron en 1999 con Higinio Martínez como candidato a gobernador que en aquel entonces tuvo reales posibilidades de competirle al PRI y darle una sorpresa, pero esto se fue diluyendo en el transcurso del proceso y de lo parejo que inicio la contienda con Arturo Montiel por el PRI y José Luis Durán por el PAN. El PRD cayó al tercer lugar después de estar muy pegado al PRI al inicio.

Una buena negociación de los operadores priistas con los perredistas de aquel entonces y poco a poco la campaña de Higinio fue perdiendo fuerza y sólo se dedicó a cumplir con el protocolo y no a buscar realmente posesionarse y atraer al electorado para competir realmente y no simular que fue lo que se hizo al final.

Lo mismo está sucediendo ahora, los perredistas con más colmillo y ambición saben que la negociación por no hacer alianza con el PAN les va a redituar muchas utilidades y eso lo van a vender muy caro para que la alianza no le afecte al PRI que va por su última corona electoral en el Estado de México.

El candidato o candidata que postule el PRD le dará los votos suficientes para mantenerse dentro de los cuatro grandes y seguir gozando de buenos dividendos presupuestales con miras al 2018 otro pastel que no pueden dejar ir.

Uno de los argumentos por los que el PRD podría desechar la alianza es que ni el PAN ni ellos cuentan con un líder nato que le pueda hacer mella al PRI. Además si van en alianza el candidato debe ser amarillo porque el PRD es segunda fuerza desde 2011 en el territorio mexiquense. El PAN no lo aceptará.

Entonces eso será el detonante parta que no se pueda llevar a buen puerto la candidatura en común entre el agua y el aceite (APN-PRD) por lo que los amarillos preferirán la negociación con los priistas y así allegarse de más recursos de los que recibirán por el proceso. Los que pierden como siempre son los ciudadanos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.