• Regístrate
Estás leyendo: Hasta pronto Margarita
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 10:26 Hoy

ADN mexiquense

Hasta pronto Margarita

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Es lo único que realmente compartimos los seres humanos, lo único que no tiene salvación y contra lo que siempre estamos en lucha y nos aferramos para NO encontrarla y que no nos sorprenda: La Muerte, pero esta tarde o temprano nos llega.

Lamentablemente esta madrugada la muerte volvió a ganar la guerra, se ha llevado a una extraordinaria mujer, sin miramientos y sin pedir permiso a nadie, ha decidido poner fin a la existencia de una distinguida mexiquense.

Margarita García Luna, no pudo en esa lucha tenaz contra la muerte librar esa batalla y ha dejado de existir, ha concluido su etapa física en este mundo terrenal, al que le aportó una obra literaria, histórica y humana que seguramente la hará inmortal.

El Estado de México y el mundo intelectual mexiquense han perdido una gran mujer, siempre dispuesta a colaborar en cualquier reto que se le propusiera, nunca hubo para ella límites ni pretextos para no hacer lo que se le solicitara, supo siempre librar las barreras que se imponían por muy grandes que fueran esas exigencias y supo siempre luchar y salir victoriosa en las adversidades.

Como expresa Rosario Siliceo Ambia, en su poema Balance, obvio haciendo algunas adaptaciones por tan lamentable suceso me permito expresar: "Una vida más más o una menos podrían parecer igual, pero, hay algo en esta noche que la quietud de mi estancia donde la luz de la luna me recuerda mi sufrir mirar y me impulsa hacía el recuerdo de los años ya vividos. Y me lleva a pensar a algo así como el balance para saber lo que tuve lo que fui y lo que sentí en este punto que le puso fin a mi existencia. En el desfile de imágenes van llegando los recuerdos rostros, lugares, sucesos, tantos recuerdos dispersos y toda una vida en ellos. Y resulta inevitable como a un paraje analizarlo.

Para Margarita García Luna, en el juego del destino, a lo largo del camino la lucha ha fue tenaz, pero en esa lucha a fiera imperó su voluntad y aprendió a afrontar la vida sin dejarse doblegar, siendo fiel consigo misma, sin importar las circunstancias defendiendo sus ideales con valor y dignidad.

Muchas cosas ganó, otras no tuvo jamás, con el paso de los años los fracasos y las penas perdieron la importancia que alguna vez les dio con juventud en el alma, la incomparable fragancia de los logros venturosos, los momentos felices que su esfuerzo alcanzó.

Margarita García Luna, descendiente de condes, si de esos que se asentaron en Calimaya, siempre sostuvo que sui tierra Toluca: hay que vivirla para disfrutarla no para sufrirla", a pesar de las grandes dificultades que observó en su natal, siempre buscó el lado afable, la bondad de su gente, la grandeza de su aportación a la paz revolucionaria, a su dolor en la matanza que se dio en lo que hoy conocemos como la plaza de Los Mártires.

Su obra, será perenne y por ello Margarita será inmortal.

Hasta luego, hasta pronto.

Margarita. Descansa en paz

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.