• Regístrate
Estás leyendo: TEMPLETE
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 11:04 Hoy

Templete

TEMPLETE

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Que el regidor por Morena, José Ignacio Corona, es quien enarbola la bandera de la oposición en el Cabildo de Torreón, toda vez que en la fracción del PRI no hay regidores que cubran el hueco que dejó Enrique Sarmiento. El colmo es que el ex candidato a la Alcaldía, José Antonio Gutiérrez, reconoce que el gobierno panista cuenta con “excelentes directores”, le echa porras a Jorge Zermeño y aplaude la postura de los transportistas que demandan un aumento al pasaje del 36 por ciento. Alguien debería aclararle que es regidor por el PRI y que son oposición.





Que ante el rechazo de la candidatura independiente para Leonardo Reyes Urquidi a la alcaldía de Lerdo de parte del Comité Municipal Electoral, se asegura que este personaje se quedó en el “limbo”, porque no va a poder competir en la elección, pero tampoco podrá regresar a la Dirección de Desarrollo Rural. No le causó mucha gracia a la alcaldesa María Luisa González Achem que su subordinado se le sublevara y se fuera por la libre a competir, cuando ella misma quiere repetir en el cargo.





Que el alcalde de Matamoros Horacio Piña tiene las mejores intenciones de gobernar el municipio, pero la guerra de intereses con un “viejo lobo” de la política en esa población tiene a sus asesores y consejeros al borde de la locura, porque no se pueden poner de acuerdo. Horacio Piña es el gobernante, pero Jesús Contreras Pacheco tiene gente ubicada en puestos “clave”, lo que está ocasionando dolores de cabeza a los “morenos”. Ya no se sabe si se está pagando “la curva de aprendizaje”, el costo del apoyo político o viejas prácticas que no se pueden eliminar. Más vigente que nunca lo de “pueblo chico, infierno grande”.





Que las malas lenguas apuntan a que Antonio Loera y compañía (entiéndase, directores generales y de área) cambiaron la sede de su oficina vespertina, es decir, un bar, para trasladarla a otro espacio, de la avenida Bravo, donde tiene fuertes intereses otro funcionario municipal, a tal grado que ya propició las quejas de los dueños de bares y cantinas que tienen que sujetarse a un horario de apertura y cierre, mientras que existe un “paraíso” porque viola la normatividad en forma recurrente y nada sucede. Aseguran algunos parroquianos que en ese lugar se rinden mejores informes al director que los que deben presentar en comisiones de regidores. 



templete@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.