• Regístrate
Estás leyendo: Los correos del público
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 04:20 Hoy

Correos del lector

Los correos del público

Editoriales

Publicidad
Publicidad

El mal humor social

El estado de ánimo de los mexicanos es de molestia, resentimiento, enojo, inconformidad, el Secretario de Salud se reunió con otros ministros en Colombia preocupados por la salud mental. El malestar social se ha convertido en un asunto de salud pública. El coraje no es una patología en sí, es una energía que se tiene que canalizar, enfocar en hacer cambios, no reprimirla, ni desplazarla, si se guarda produce enfermedades. La sensación de enojo en la sociedad, no es privativa del mexicano, el mundo está enojado, de manera que el tema tomo relevancia para la OMS (organización mundial de la salud). La salud psicosocial afecta la vida de la persona y de la comunidad, requiere de un esfuerzo colectivo para enfrentarlo. Son varios los factores que influyen en el desequilibrio emocional: la violencia, la inseguridad, el narcotráfico, la economía, la falta de empleo, la incertidumbre de no sentir paz en el mundo, la falta del estado de derecho y el estrés de vivir en las grandes ciudades. Incluso la OMS cambio el concepto de salud: “la capacidad de una persona para perseguir sus metas vitales y desenvolverse adecuadamente en contextos sociales y laborales habituales”, a diferencia de la definición clásica de salud “el estado de completo bienestar físico, mental y social”. Un cierto grado de malestar psíquico o físico es inevitable al menos ocasionalmente, sin que ello suponga un fracaso en la salud integral del sujeto; la salud requiere de la participación activa de la persona en la búsqueda de soluciones a sus problemas. En el nuevo enfoque, la persona adquiere responsabilidad en el cuidado a su salud, no se deja al medicamento. Cuando era niña no se escuchaban tantas quejas como las que se escuchan actualmente. ¡Vivimos tiempos de crisis!, frase que escuchamos hace años, tal paree que la globalización nos volvió más vulnerables, los países de primer mundo tosen y a los de tercer mundo les da pulmonía. El malestar no es privativo de los tiempos modernos, Sigmund Freud en 1930 escribió el “malestar de la cultura” explica como la cultura modela y sirve de control en los procesos mentales del sujeto, moldea comportamientos, establece principios, organiza las costumbres, pero, también reprime, transmite creencias, actitudes y prejuicios. Necesitamos un cambio de actitud hacia la vida, enfocarnos en lo bueno para cambiar lo malo, considerar el objetivo de la felicidad de la población, tenemos una riqueza enorme, cantidad de recursos humanos y naturales, una multiculturalidad que atrae a los extranjeros, pero, solo recordamos la conquista y se nos olvida la riqueza que dejaron los pueblos indígenas. Todos podemos hacer el cambio y convertirse en líderes morales, cuanto más entendemos nuestras emociones, más podemos estar a cargo de nuestras decisiones. Hablemos del malestar sin destruirnos, el pasado tiene que servir para aprender, tenemos que motivarnos unos a otros y apreciar lo bueno de nuestro país y de cada uno de nosotros. Los maestros antes tenían vocación, trabajaban en pésimas condiciones, hoy en día, tienen mejores salarios y prestaciones, aun así, los líderes siempre se están quejando. El cambio en nuestro país no es solo un asunto del gobierno, todos tenemos que involucrarnos para reconstruir el tejido social. La vida es como andar en bicicleta, para mantener el equilibrio tenemos que estar en movimiento.

Rosa Chávez Cárdenas

Queja

Desde el domingo 13 estoy sin servicio de Internet y telefonía, desde ese día lo reporté a Telmex, y no he obtenido respuesta. En principio me dijeron que era el módem, después me explicaron que era una falla desde la central. El viernes acudí a la Profeco y me convencieron de no levantar la queja. Me comunicaron por un número directo, según ellos con el jurídico de la compañía. La persona que me atendió me dijo que se le daría celeridad a mi problema. Una hora más tarde me llaman y me dicen que un técnico está a cargo de la reparación. Sin embargo sigo sin servicio. El sábado llamo a la Profeco a un 01800 y la persona que me atendió me dice que debía haber puesto la queja por escrito, que el procedimiento que me aconsejaron los abogados era irregular. Vuelvo a llamar al 050 y la misma promesa que ya se están encargando del problema. Mientras tanto sigo sin servicio. Desde aquí hago un atento llamado a los directivos de Telmex para que atiendan mi queja. El número de reporte es 16481670.

Alicia Yolanda Reyes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.