• Regístrate
Estás leyendo: 2014-06-21
Comparte esta noticia
Viernes , 15.02.2019 / 22:35 Hoy

Correos del lector

2014-06-21

Editoriales

Publicidad
Publicidad

“Yosoymédico #17”

En días recientes ha cobrado relevancia mediática un nuevo episodio de manifestación y de indignación colectiva a través de las redes sociales: el colectivo Yosoymédico#17. Hasta el momento ha reunido más de 80 mil “Me gusta” en solidaridad con los médicos indiciados como presuntos responsables de negligencia en el Centro Médico de Occidente del IMSS, por el lamentable fallecimiento del niño Roberto Edivaldo Gallardo Rodríguez. Lo que generó que un grupo de colegas realizáramos un análisis sobre lo que estaba sucediendo y publicamos un documento en el perfil de Facebook del movimiento Yosoymedico#17, a continuación algunos puntos que deseo destacar:

Y luego de algunas semanas, ha logrado llamar la atención sobre un tema que merece la consideración de la sociedad mexicana: las adversas condiciones de formación y trabajo que enfrentan estudiantes, médicos, especialistas, enfermeras, químicos, etc. en las instituciones públicas de salud del país.

Este deterioro obedece a esquemas de planificación, dirección y administración deficientes en donde la prioridad es el abatimiento de costos. Se ve a los profesionales de la salud como un rubro presupuestal en donde hay que disminuir costos a costa de lo que sea, a las inversiones en infraestructura, equipamiento y formación continua como gastos y se trata a los ciudadanos con derechos como clientes de un sistema monopolizado y se asume que no tienen a dónde más acudir y que deben aceptar el tipo y calidad de trato que se les da.

Además, se han saturado las instituciones públicas ante la falta de extensión de los servicios y su mejor distribución geográfica. La política de registro masivo de personas, como el seguro popular, que se preocupa más por el padrón de anotados que por brindar acceso efectivo a los servicios sanitarios, ha terminado por saturar la capacidad de atención e impactar negativamente en la calidad que se ofrece. Por otra parte, la constante restricción y condicionamiento de inversiones en las instituciones de seguridad social ha terminado por saturar sus unidades hospitalarias y de atención, imponiendo al personal médico la atención de un alto número de pacientes en lapsos muy breves.

A lo cual se suma que en México existe una atomización del sistema de salud general y una desarticulación entre las instituciones públicas, lo que abona la inefectividad del Estado para generar condiciones óptimas para el respeto pleno de los derechos de los mexicanos en materia de salud. Esto se manifiesta en diversas asimetrías: 1) La calidad de los servicios que una misma institución puede ofrecer a sus pacientes; 2) La distribución del personal al interior de una misma institución y a lo largo del territorio nacional y 3) La inadecuada proporción de personal médico y técnico (siempre escaso y sobreexigido) respecto de personal directivo y administrativo (siempre abundante y muchas veces improductivo).

Si a esto sumamos las dificultades y exigencias que los médicos deben enfrentar desde su formación, podemos entender el por qué de la indignación y protesta que Yosoymédico#17 ha proclamado y articulado desde el ciberespacio. Entre estas dificultades, algunas de las más sentidas son: Una inserción laboral tardía respecto de otras profesiones, lo que representa dejar de percibir ingresos formalmente e iniciar una cotización retardada a los esquemas de ahorro para el retiro, una continua desvalorización económica del ejercicio médico por la apertura de precarios espacios laborales, la exposición de la seguridad personal y en no pocas ocasiones de la vida debido a las condiciones de inseguridad que privan en el país y que los estudiantes deben enfrentar durante la prestación del servicio social profesional, la excesiva regulación de la profesión que obliga a preguntarse si no por excesiva, resulta poco efectiva, y el hecho de que como en ninguna otra profesión, los médicos deben contratar un seguro de práctica profesional ante la eventualidad de alguna demanda por supuesta negligencia médica.

Lamentablemente la defensa de los derechos de los pacientes ha derivado en un nicho de mercado para abogados y aseguradoras, quienes movidos por su ambición han alentado la judicialización y mercantilización de una relación cuya base debiera ser la confianza.

Por todo esto, todos los profesionales vinculados al tema de la salud estamos obligados a acudir a la marcha convocada por el colectivo Yosoymédico#17 para este 22 de junio en Guadalajara.

Dr. Raúl Vargas López

Sociedad dividida

Dentro del marco del Mundial, ha sucedido lo que nunca antes alguien había pensado; una llamada de atención e investigación de la FIFA contra la afición mexicana por la manera de ser tradicional dentro de los partidos. Como el famoso “Ehhhh... p#%&”. No pasaron ni 4 horas de que la noticia comenzó a circular cuando ya había varios hashtags en Twitter relacionados al tema. Independientemente si la FIFA está o no metiéndose en costumbres e idiosincrasia o si está censurando cabe resaltar que muchos están tomando en serio esta sanción y poco falta para que a más de alguno se le ocurra hacer campañas en redes sociales o hasta marchas.

Esto solo enaltece más la división y fractura actual de la sociedad, mientras unos ven y le gusta el futbol -enajenados, como dirían algunos-, otros están viendo el Canal del Congreso -como si eso bastara para detener las reformas, como dirían otros-, y no falta el tercer grupo que no le gusta el futbol pero tampoco se une al otro grupo y se mantienen reservados -el grupo que critica a los demás sin aportar, como dirían otros más-. En este sencillo ejemplo se nota que hay enfrentamientos (infantiles quizá) por redes sociales. Al parecer lo más particular de este mundial, no solo es esperar lo que va a suceder con la selección, sino con México en general.

No es de extrañarse que los enfrentamientos verbales sigan por redes sociales como lo han venido haciendo durante mucho tiempo, pero hay que recordar que la violencia social siempre emana de fracturas. No se trata de tomar un partido o grupo de los actuales, pero si es importante considerar a los demás porque cada uno de ellos tiene su razón para actuar como lo hace, aquí el único remedio son los valores, solo debemos ver en dónde se perdieron. ¿Respeto? ¿Tolerancia? ¿Responsabilidad? ¿Patriotismo? ¿Cuáles le harán falta a cada quien?

Joseph Irwing Olid Aranda

El grito

La FIFA quiere sancionar a México por gritar “Puto” en el Mundial en Brasil. La FIFA no tiene moral con todo lo que sabemos que hace: Corrupción, compra de sedes, cambiarles las costumbres a los países para vender alcohol por ser el gran negocio de su patrocinador Budweiser, manipulan árbitros, amañan partidos y evaden impuestos. Ejemplo de doble moral. De qué se asustan, las personas en los estadios a eso van a terapia colectiva, a hacer catarsis. Coprolalia (cagar por la boca, término que se usa en psicología, no se asusten y me quieran sancionar). Mejor vamos sacándole sus trapos al sol a esta federación corrupta que ha hecho del futbol un monopolio.

Rosa Chávez Cárdenas

Mail: acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Tel: 3668-3100 ext.33121 carta Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

Aquí las fotos: Envíe sus imágenes a internet.gdl@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.