• Regístrate
Estás leyendo: ¿Obligado a correr?
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 07:41 Hoy

Correr para crecer

¿Obligado a correr?

David E. León Romero

Publicidad
Publicidad

R. Pirsig. “Si te inquietas, acelera. Si te enredas, baja velocidad. Sube la montaña en equilibrio entre inquietud y agotamiento”

En nuestro país se vive un deterioro importante de la salud. Obesidad, diabetes y otros padecimientos parecen tenernos cercados. Tres de cada 10 niños, cuatro de cada 10 adolescentes y siete de cada 10 adultos padecen sobrepeso y obesidad. Diversos actores han advertido sobre el riesgo que existe de la aparición de una epidemia desencadenada por estos padecimientos. El sedentarismo y una dieta inadecuada nos tienen al borde de la muerte.

Los problemas de salud en la población redundan en la necesidad de incrementar recursos económicos, materiales y humanos para atenderlos. Los sistemas de salud podrían colapsar ante una demanda tan grande de servicios.

Frente a este negro panorama, el deporte resulta un antídoto poderoso, sin embargo, cómo convencer a la población de su importancia y del cúmulo de beneficios que a nivel físico, mental y emocional le provocará su práctica.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el párrafo cuarto del Artículo 4°, enuncia que todas las personas tienen derecho a la protección de la salud. En tanto que los gobiernos son responsables brindar servicios de salud para atender las necesidades de la población, ¿deberían establecer de forma obligatoria la práctica deportiva? Aquí algunos ejemplos:

Una escuela en Estados Unidos ha fijado como requisito obligatorio para sus estudiantes, para aprobar sus materias, el correr un medio maratón. Todo forma parte de un programa de actividad deportiva en la búsqueda de salud física y mental, que además produce unión entre los alumnos.

Algunas empresas suecas incluyen en sus contratos laborales una cláusula que obliga a los trabajadores a hacer ejercicio de manera regular. Apuestan a que la medida incrementa la productividad, rentabilidad y el nivel de convivencia de sus empleados. La Universidad de Estocolmo, entre otros actores relevantes, asegura que los empleados que hacen deporte durante su jornada laboral están más concentrados y se ausentan menos.

Expertos opinan que es mucho más eficaz atraer la práctica deportiva a través de la diversión y el placer que a través de la obligación. En ocasiones, aquello denominado obligatorio se hace con resistencia.

La obligatoriedad en una primera etapa podría ser útil para construir el hábito de practicar deporte para, en una segunda, dejar que los beneficios enganchen al individuo, situación que en la gran mayoría de las ocasiones sucede.

En lo personal, me siento obligado a correr derivado de la satisfacción que en mí produce y de la estructura que da a mi vida. Si no puedo correr de madrugada o por las noches, aprovecho mi hora de comida para hacerlo.

¿Que el ejercicio sea obligatorio? ¿Tú qué opinas?

Abastecimiento. Exactamente dentro de un mes, se correrá el Maratón de Tokio en Japón, uno de los eventos más importantes del mundo.


dleonromero@gmail.com

@DavidLeonRomero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.