• Regístrate
Estás leyendo: La desesperación del reposo
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 02:36 Hoy

Correr para crecer

La desesperación del reposo

David E. León Romero

Publicidad
Publicidad

  “Todo lo que hago es seguir corriendo en mi propio vacío acogedor y casero, en mi propio silencio nostálgico, y esto es algo bastante maravilloso.  No importa lo que alguien más diga”
     Haruki Murakami
     Escritor japonés

Hay días que correr se vuelve tortuoso. Suena el despertador y lo último que quieres es ponerte los tenis, es más, desde una noche antes comienza el martirio con el hecho de pensar que a la mañana siguiente hay que madrugar para cumplir con el entrenamiento.

Correr ha sido complicado para mí durante la primera parte del año. El trabajo, la casa, la familia y la escuela han limitado mi tiempo para correr; como alguna vez ya expliqué, mi carga de entrenamiento se incrementa con el paso de los meses, llegando a su pico en el último trimestre, en el que acostumbro a participar en algún maratón, intentando mejorar mis tiempos respecto al año anterior.

Este ha sido uno de los años en los que menos tiempo he invertido al deporte, el no poder entrenar a plenitud con la duración y exigencia que me parece suficiente, me mantuvo con una ligera sensación de frustración que había logrado apaciguar hasta hace algunos días con esos pocos kilómetros diarios.

La semana pasada fui intervenido quirúrgicamente de algo relativamente sencillo, que me ha mantenido alejado de correr. Esa pequeña sensación de frustración se ha tornado en un malestar absoluto, compuesto por desesperación y ansiedad, ese malestar se incrementa con el reproche natural por no haber aprovechado al máximo el tiempo para correr cuando gocé de absoluta salud.

Esta situación que para muchos pudiera parecer superficial y hasta frívola, me ha enseñado a valorar aun más todas aquellas capacidades, oportunidades, afectos y bendiciones que me rodean; el reposo me ha obligado a reconocer aspectos de mi vida y rutina que había dado por hecho y que inconscientemente se habían vuelto invisibles.

El alta médica está cerca y estoy seguro que volveré a correr con más entusiasmo, pero lo más importante, con una consciencia distinta, disfrutando, valorando y agradeciendo lo que soy, y auxiliando en la medida de mis posibilidades a los que me rodean.

Abastecimiento: Te recomiendo que te des tiempo para ver el documental Karl Meltzer: Made to be Broken, una historia de éxito que te llenará de motivación.

@DavidLeonRomero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.