• Regístrate
Estás leyendo: Transparencia para privilegiados
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 19:21 Hoy

Números al aire

Transparencia para privilegiados

Claudia Hidalgo

Publicidad
Publicidad

Tener información de primera mano, sin interpretaciones o jerarquizaciones de terceros siempre será un privilegio, pero no cualquiera tiene acceso a ella. En realidad solo es para privilegiados, para quienes tienen acceso a internet, quienes saben navegar, pueden leer y escribir, quienes gozan del sentido de la vista e incluso para quienes tienen tiempo libre.

A todo esto se suma la falta de disposición de los entes obligados a transparentar sus actividades, que dolosamente colocan información incompleta, no actualizan los reportes y presentan desfases de meses e incluso años.

Hay quienes colocan los datos en un largo laberinto, apostando a que el visitante se canse o se entretenga viendo la información que a esa instancia si le interesa que se conozca y consulte. Incluso hay quienes tienen más de una página oficial, lo cual hace difícil, el dominio del sitio.

Las últimas cifras que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), refieren que solo 34.4 por ciento de los hogares del país tienen acceso a internet y que la entidad está por debajo de esta cifra. Ello no significa que en estos hogares sus integrantes tengan suficientes habilidades para buscar la información pública de oficio que requieren o sepan presentar una solicitud de información.

Y no es que sea algo muy difícil, pero si requieren de cierto conocimiento para que su petición no sea evadida porque no está bien redactada, no resulta entendible, le falta precisión o implica cuantificar u ordenar algo que no tienen. Hay que identificar a quién preguntar y para eso se requieren conocimientos básicos de la estructura y funciones de cada dependencia y poder, para no equivocar la ruta.

Hay que tomar en cuenta que a pesar de ser obligatorio, no hay instancias que brinden información pública tomando en cuenta a las personas con alguna discapacidad. La mayoría se presenta por escrito, dejando de lado a los débiles visuales. De acuerdo a las últimas cifras de discapacidad, en la entidad hay 240 mil personas con algún problema visual, auditivo o psicomotor.

Al menos 4.4 por ciento de los habitantes de la entidad son analfabetas. Es decir, que no pueden leer y escribir; menos interpretar cuadros en Excel, gráficas u otros formatos. A esto se suman los analfabetas digitales que igual deben llenar formatos, descargar archivos, ir de una página o de una liga a otra para poder encontrar la información requerida; a veces hasta sumergirse en lo que se conoce como la web profunda.

Aunque el tema de transparencia no es nuevo, mucha gente lo desconoce y sobre todo muy poca lo ejerce. Las estadísticas del Instituto de Transparencia muestran que el año pasado se presentaron 15 mil 929 solicitudes de información y este año van 12 mil 578. Si bien año con año van en aumento, la proporción es mínima si se toma en cuenta el número de habitantes, o cuando menos a los 11 millones de personas mayores de 18 años.

A eso se suma que el conocimiento de la Ley de Transparencia está en grupos reducidos; ni si quiera en todo el ámbito académico. La gran mayoría de los mexiquenses desconocen sus derechos en este sentido, los plazos para que les den respuesta, cuando la información está reservada o atenta contra la seguridad y, sobre todo, cuando pueden interponer un recurso de revisión para que el instituto revise la negativa y ordene se atienda la petición.

El buscar, preguntar, esperar y recurrir requiere de tiempo que no cualquiera tiene disponible; menos, cuando los sujetos obligados ponen tantas piedras en el camino porque no entiende que laboran en casas de cristal, donde sus acciones deben ser visibles, porque se financian con recursos de todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.