• Regístrate
Estás leyendo: Las brujas
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 10:05 Hoy

Malas compañías

Las brujas

Celeste Ramírez

Publicidad
Publicidad

Cervera se encuentra en la provincia de Lérida (Lleida), en la Cataluña profunda. Tiene calles empedradas y antiguas edificaciones donde asoman las gárgolas. Uno de los abundantes datos históricos del lugar se refiere a la instalación de la Universidad de Cervera, uno de los privilegios que tuvo este municipio tras el triunfo de la guerra borbónica.

Entre los atractivos turísticos de la ciudad española se encuentra el callejón de las Brujas y la fiesta del Aquelarre, que se celebra el último fin de semana de agosto. La reunión convoca a un sinnúmero de asistentes que llegan a esta provincia catalana para disfrutar de fuego, magia, diablos y todo lo que concierne al ritual brujístico y de hechicería.

La fiesta popular aborda desde la música, literatura, teatro y otras disciplinas desbordadas en calles, callejones y plazuelas. Es colorido, alegre y esotérico. Este festejo que ya llega a casi los 35 años de organizarse.

Una noche de diciembre recorrí Cervera y caminé por el citado callejón. No encontré brujas ni brujos. Tampoco calderos hirviendo ni gatos negros. Me asombró la luna, una brevísima llovizna y su impactante frío, esos fueron los ingredientes de una pócima que me provocó felicidad.

Para alcanzar la alegría en Cervera no hubo de por medio, ni sapos, ni ranas, tampoco ojos de arañas patudas, ni conjuros, solo bastó estar ahí en ese pueblo tipo medieval, con sus resto de muralla, donde –dicen- habita la magia y una que otra bruja.

Este día que es noche de viernes y de Halloween (noche de brujas), más allá de tradiciones entre celtas y gringas, me da por evocar dos canciones infantiles: la primera de Gabilondo Soler "Cri-Crí", que tiene un contenido que impactaba (al menos a los niños de otras generaciones advertidos y habituados a ese dilema moralino del bien y del mal): "Entran las brujas por las ventanas. Rac, ric, rac, ric. Siempre se esconden bajo las camas. Rac, ric, rac, ric."

La segunda de Roberto Gómez Bolaños, que interpretaba Ramón Valdés. Y que la letra es divertida: "Brujas hay que también te convierten en bache, en mango de sartén o en correa de guarache. En baba de caracol o en patín usado. En cronista de fútbol o en abogado".

Otra de las canciones a recordar, es esa sutil advertencia que Sabina hace a sus seguidoras: "Bruja si aterrizas con tu escoba un día en mi balcón, ve con cuidado yo disparo siempre al corazón".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.