• Regístrate
Estás leyendo: Botellas de plástico
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 12:50 Hoy

Carta de viaje

Botellas de plástico

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

"Un millón de botellas por minuto” es el título de un largo y alarmante reportaje publicado por Sandra Laville y Matthew Taylor en The Guardian. En todo el mundo, en efecto, se compra y desecha un millón de botellas de plástico cada minuto, el equivalente a 20 mil botellas de plástico cada segundo. “Más de 480 billones de botellas de plástico fueron vendidas en 2016 en todo el mundo”, afirma el reportaje del Guardian. “Si fueran colocadas en una fila, se extenderían por más de la mitad de la distancia que nos separa del Sol”. Y su número, agrega el reportaje, habrá de aumentar un 20 por ciento para 2021. Es un aspecto siniestro de un problema más general, que es el plástico. La producción de plástico se duplicará en los siguientes 20 años y se cuadruplicará para 2050.

El problema es gravísimo. “Entre 5 millones y 13 millones de toneladas de plástico llegan hasta los océanos del mundo todos los años, para ser ingerido por aves de mar, peces y otros organismos marítimos, de tal forma que en el año 2050 los océanos van a contener, medido por su peso, más plástico que pescado, de acuerdo con las investigaciones hechas por la Fundación Ellen MacArthur”. Parte de ese plástico ha llegado ya a la cadena alimenticia de los humanos. En Inglaterra, indica el reportaje, partículas de plástico fueron encontradas en una tercera parte del pescado vendido en los mercados.

Hoy, las botellas de plástico están tiradas en todas partes, desde la cima del Everest hasta el desierto del Sahara, pasando por los océanos del planeta (el mes pasado, un grupo de científicos localizó 18 toneladas de plástico en una de las islas más remotas que hay en el Pacífico del Sur). China es hoy responsable por el aumento gigantesco del consumo. Su demanda es equivalente a casi la cuarta parte de la demanda global. Varias razones lo explican: la expansión del modelo de vida occidental, la urbanización,
la desconfianza en el agua de la llave…

Las botellas están hechas en su mayoría con un tipo de plástico que es fácilmente reciclable. Pero su producción ha sido tan grande que han fracasado los esfuerzos para recolectar y reciclarlas todas. “Menos de la mitad de las botellas compradas en 2016 fueron recolectadas para ser recicladas y apenas un 7 por ciento de las que fueron recolectadas pudieron ser convertidas en nuevas botellas”. Las botellas de plástico, en su inmensa mayoría, son utilizadas para beber agua. Y la mayoría de ellas son producidas por empresas que venden refrescos, como Coca-Cola (misma que produce 100 billones de botellas desechables al año o 3 mil 400 por segundo, de acuerdo con Greenpeace). Sus botellas pueden ser hechas con material 100 por ciento reciclado, pero los productores quieren que sus botellas luzcan brillantes y transparentes, y las botellas recicladas son opacas.

¿Qué soluciones hay? La más radical, y sensata, propone que las botellas de plástico sean reutilizadas, o sea, rellenadas y así recicladas, en lugar de ser usadas y desechadas de inmediato. Pero hay otras posibles soluciones. Una es imponer un impuesto al consumo de botellas de plástico, para así bajar ese consumo, como se ha hecho ya con las bolsas de plástico. Pero mientras eso sucede podemos nosotros no comprar botellas de plástico o, si las compramos, conservarlas y rellenarlas.

*Investigador de la UNAM (Cialc)
ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.