• Regístrate
Estás leyendo: Mediación
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 23:55 Hoy

Al Derecho

Mediación

Carlos A. Sepúlveda Valle

Publicidad
Publicidad

La mediación se entiende como un procedimiento voluntario, extrajudicial, no contencioso, pacífico y cooperativo para resolver un conflicto. Su objeto es ayudar a las partes en conflicto a identificar los intereses en disputa para intentar alcanzar un acuerdo entre ellos. El mediador o mediadores deben ser neutrales e imparciales respecto de las partes en controversia, y un requisito esencial en toda mediación es que ésta debe ser aceptada por las partes en conflicto.

El ofrecimiento de mediación que han hecho los gobiernos de México y Uruguay en relación al régimen de Nicolás Maduro ha sorprendido a todos, el rechazo para “iniciar un diálogo” ha sido general por varias razones, porque ambos gobiernos reconocen a Maduro como presidente legítimo y porque durante años se ha mantenido una mediación entre el gobierno y la oposición venezolana.

La más destacada ha sido la del Papa Francisco quien a través de un representante directo mantuvo diálogo con ambas partes sin que se hubiera alcanzado algún resultado positivo como se comprueba con el deterioro de la situación.

Otro puente entre el chavismo y la oposición ha sido el grupo de ex mandatarios encabezados por el español Rodríguez Zapatero, éste sí ha tenido logros, permitió que Maduro ganara tiempo, actuara impunemente mientras supuestamente se estaba negociando, hizo posible que durante ese largo periodo de “medicación” el régimen haya intensificado la represión, incrementado los asesinatos por razones políticas, y que la pobreza se haya generalizado.

En los últimos años tres millones y medio de venezolanos han tenido que huir de Venezuela; el Producto Interno Bruto por habitante ha pasado de 11,287 dólares en el 2012 a 3,100 dólares en el 2019; la pobreza extrema supera el 60%, a lo que se agrega un 26% de pobreza sistémica, es decir que el 86% gana menos de lo necesario para consumir 2,000 calorías al día.

Otros datos económicos son igualmente aterradores, Pilar Rahola publicó en el periódico La Vanguardia que desde 1990 el bolívar ha caído un 99,999997%, la inflación supera el 1.300,000%, el Fondo Monetario Internacional señala que en el 2019 llegará al 10.000.000%, y que los precios de los bienes de consumo se duplican cada 20 días. A eso se agrega la aguda escasez de alimentos y medicinas.

Es lógico que ante esa situación de deterioro social y de quiebra económica el pueblo haya reaccionado, lo ha hecho de manera cívica, ha votado en referéndums contra las propuestas gubernamentales, ha electo por clara mayoría una Asamblea Legislativa contraria al dictador, Congreso que éste no tardó en desconocer y declarar a los diputados “fuera de la ley”, nombró una Asamblea Constituyente a modo y se reeligió como presidente de manera fraudulenta.

Ante ese panorama Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, la mayoría de países de América Latina, la OEA y otros organismos mundiales han desconocido la legitimidad de Maduro y reconocen como presidente interino al diputado Juan Guaidó, presidente de la Asamblea, y exigen que se convoque a elecciones presidenciales.

Este es el escenario interno y externo en el que ha irrumpido de manera tan sorprendente como inexplicable el presidente de México ofreciendo sus buenos oficios para que las partes “dialoguen”.

Su oferta de mediar, es decir, de intervenir de manera directísima en el conflicto venezolano contradice su tesis de “no intervención”, y eso sería lo de menos, pero cuando casi todos (excepto Rusia, Irán, Bolivia, Cuba) reconocen a Guaidó, el fracaso de esa mediación está asegurado, nadie tomará en serio esa idea que la oposición ha rechazado de manera contundente.

La injerencia de México en ese conflicto es tardía e innecesaria, por aún, ha sido recibida con desprecio, el uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos textualmente expresó que era una ridiculez, y agregó, “la mediación es un concepto extraño en este caso, creo que los más ridículo que podemos hacer de este tipo es el ofrecimiento de mediación, porque esto no es un tema de negociar entre dos partes, sino de redemocratizar el país”.

Uno de los líderes más conspicuos de la oposición desde su exilio en Estado Unidos manifestó que tenía duda si el ofrecimiento que hizo López Obrador lo hizo por ingenuidad o por mala fe, y añadió, en esta fase del conflicto lo único para lo que se necesita el diálogo es para saber “cuándo, a dónde y cómo se va Maduro”, ya que eso es lo único en lo que estarían de acuerdo en negociar. También dijo que la propuesta que hizo México estaba “totalmente destinada al fracaso”.

En el Kremlin existe preocupación, el vocero de Putin expresó su rechazo categórico a que un tercer país se entrometa en los asuntos internos de Venezuela (sin decirlo acusaba a Estados Unidos). ¿La irrupción de México es intromisión o intervención?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.