• Regístrate
Estás leyendo: Entre soldados leyendo la cartilla
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 09:57 Hoy

Duda razonable

Entre soldados leyendo la cartilla

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Vivo en un país donde no todos somos tan buenos como un candidato nos dijo.

El miércoles cargué gasolina. Cuando por fin llegué a la bomba, delante de mí estaba un taxi. El conductor se bajó, volteó a ver la larga fila, se río y le pidió a la despachadora que midiera el aceite, el aire de las cuatro llantas y limpiara su parabrisas; además, por supuesto, de cargar el tanque.

Mientras todo esto sucedía miraba a la fila y se reía. En las bombas contiguas pasaban coches que cargaban y se iban, él disfrutaba. Pidió factura, se tardó años en arrancar y antes de irse volteó a burlarse de todos. Se llevó unas mentadas, pero se fue con tanque lleno, llantas con aire, parabrisas limpio. Feliz.

¿Debí bajarme del coche y agarrarlo a golpes o entregarle la Cartilla Moral?¿Ambas cosas, unos madrazos y luego la cartilla?¿Debí convocar a los de atrás para agarrarlo y encerrarlo en la cajuela de su coche un rato?

No hice nada. Le pregunté a la persona que me atendió por qué le había hecho caso. Me contó que el taxista había hecho lo mismo varias veces en estos días de escasez y que la primera, cuando le habían dicho que no, se había puesto violento y casi acabó a golpes contra otro despachador que se negaba a dar el “servicio completo”. Para ahorrarse líos, ahora lo hacían así.

Pensé si estaba en otro país. No en el que la mayoría de los mexicanos –los que no son mafia del poder– tienen una gran reserva de valores, como nos dijeron.

O si estaba en otro tiempo, antes del 1 de diciembre, cuando no teníamos un Presidente honesto y solidario por el que todos lo seríamos.

Y caí en la cuenta de que vivo en este país y en este tiempo.

Y que tal vez el gobierno se dio cuenta de lo mismo y por eso quiere a decenas de miles de militares en las calles, con sus armas, sus protocolos, sus entrenamientos y su historia de derechos humanos; y por eso ha tenido que desplegar ya a miles a combatir a los que siguen saboteando ductos, y quiere meter a todos a la cárcel para luego averiguar qué hicieron o si lo hicieron.

Viviré en un país en el que mientras leo la cartilla moral en mi coche estoy rodeado de soldados que le metan miedo al cabrón que nos hace esperar.

@puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.