• Regístrate
Estás leyendo: La ciudad en que los ricos y el gobierno quieren que los pobres se jodan
Comparte esta noticia

Duda razonable

La ciudad en que los ricos y el gobierno quieren que los pobres se jodan

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Vivo en una ciudad en que los ricos, y el gobierno, prefieren que los pobres sigan pasándola muy mal.

Enfrente del Auditorio Nacional, del otro lado de Paseo de la Reforma, frente a los hoteles de lujo de Polanco hay un parque. No muy grande, es como un camellón ancho.

Lleva meses tapiado.

Un empresario mexicano le ha metido lana para rehabilitarlo.

Sé que otro empresario, actuando casi de vocero de los hoteles, le ha pedido que “no lo termine” y han influido en el gobierno de la ciudad para que siga así, sin utilizar. La razón: la estación del Metro Auditorio y la posibilidad, que causa temor entre nuestras clases “acomodadas”, de que los usuarios del Metro usen ese espacio.

Esos mismos ricos, de esa misma zona y por ahí, es decir, Las Lomas, han torcido la mano al gobierno de Miguel Ángel Mancera, sí, ese que se dijo de izquierda, y no habrá Metrobús en Paseo de la Reforma al norte del Auditorio Nacional.

Presionaron y la ciudad cedió.

Que aquellos que trabajan en sus casas, que les hacen el desayuno, la comida y la cena; cuidan a sus niños, riegan sus jardines, manejan sus coches, largo etcétera… esos que sigan sufriendo en microbuses inseguros, caros, en mal estado. Que lleguen como puedan por malos sueldos. Pero Paseo de la Reforma, allá en Las Lomas, es nuestro, carajo.

La ciudad ha estado de acuerdo. Incluida, por cierto, Patricia Mercado, sí, ella.

Y esa misma ciudad ha decidido también, dado que no habrá Metrobús en Las Lomas, dejar seguir entrando a Reforma Lomas a los micros del Estado de México, que son peores que los de la CdMx, si es que eso es posible.

En París, Nueva York y Londres, donde los habitantes de Las Lomas se sacan selfies cuando se suben a los camiones y al Metro —eso es cool—; el valor de la propiedad aumenta entre más cerca se está de un transporte público integrado a una red, como el Metrobús. En Las Lomas no lo entienden, ¿o no lo necesitan?

Ahora, creo que les saldrá el chirrión por el palito. La necedad de parar el Metrobús en el Auditorio provocará que miles tengan que transbordar a micros para seguir su viaje y, como sigue tapiado el parque, pues más de esos mexicanos que nuestros ricos no quieren ver se acumularán ahí.

Y así.

También me entero que los policías van a ser recogedores de basura.

Pus ya qué.

Aquí nos tocó vivir, ¿o cómo era?

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.