• Regístrate
Estás leyendo: AMLO frente a la larga calma chicha
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 20:07 Hoy

Duda razonable

AMLO frente a la larga calma chicha

Carlos Puig

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Han pasado cuatro meses del arranque del nuevo gobierno.

Hiperactivo, ha echado a andar sus programas y proyectos, enfatizados cada mañana y en cada evento. Los nuevos programas sociales, las obras de infraestructura, el nuevo modelo de seguridad. Todo sobre la mesa. En el Congreso están aún pendientes algunas reformas importantes pero los tiempos del Legislativo no son los del Ejecutivo, menos los de éste, sigue atorada la reforma de la reforma educativa, tal vez la más complicada de las iniciativas por el activismo de la CNTE y el regreso de Elba Esther al SNTE; y la laboral, la más urgente por ser indispensable para la aprobación y entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México y Estados Unidos.

Las palabras del Presidente, el gran y único comunicador de todo lo que pasa en este gobierno, se repiten cada vez más. Si uno revisa las últimas semanas de las estenográficas de mañaneras y eventos, ahí están los becarios y los ninis y los adultos mayores y todo lo que sabemos desde hace meses, desde la transición.

Son tiempos de ejecutar, administrar y esperar resultados, cuando los haya.

El mejor ejemplo tal vez sea la seguridad. Los números de incidencia delictiva, los de los homicidios en particular no ceden, no sería sencillo, ni es culpa de esta administración. Pero la nueva estrategia tardará en implementarse, la mera coordinación a las seis de la mañana no alcanza, la guardia y su despliegue tardará. Pero igual la plantada de miles de árboles y habrá que esperar un tiempo, largo, para ver qué efecto tienen las becas en la deserción y los recursos a jóvenes que no estudian y trabajan en la integración real al mercado productivo.

La refinería, el tren o el istmo son proyectos a largo plazo, larguísimo para una administración urgida de decir que el país ya cambió.

Estos vacíos en información real sobre los efectos de cada programa de la 4T irremediablemente se habrán de llenar.

Hasta ahora el Presidente ha optado por llevar este vacío con batallas: que si los fifís, que si el neoliberalismo, que si los conservadores… pero hasta eso, pronto, se agotará. Gobernar también es administrar los tiempos. Vivir la calma chicha hasta que llegue una tormenta. Y llegará.

@puigcarlos


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.