• Regístrate
Estás leyendo: Acciones y palabras que son fractales
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 20:51 Hoy

Los caminos no vistos

Acciones y palabras que son fractales

Carlos Prospero

Publicidad
Publicidad

1. En Looking for Richard III, un documental de Al Pacino para la filmación de la película del mismo nombre, hay una escena en la que una actriz dice que si vemos las palabras sin sentirlas no entendemos su significado, son palabras vacías, y puntualiza afirmando que eso es lo que han hecho los políticos y que eso ha afectado a los actores, a las puestas en escena, a los poetas.

La vida social es un sistema general relacionado totalmente. El cambio de una de sus partes afecta directa o indirectamente a las demás, por eso lo que hace un político afecta a un artista, y viceversa.

Esto segundo no pasa, ¿qué dejan de hacer los artistas que no influyen en los políticos?

2. Había una vez un sujeto reputado como intelectual que le gustaba exhibir sus genitales mediante la webcam. En una ocasión se los mostró a la hija de alguien de peso político y fue acusado, llevado a juicio y sentenciado a tratamiento psiquiátrico. Lo canalizaron a un psicólogo de una reputada universidad. Este sujeto sedujo al médico (seducir es persuadir con el fin de modificar una opinión o cambiar un comportamiento a favor del seductor) y lo dio de alta antes del tiempo considerado para ello.

Un profesional seducido, un enfermo seductor, son como las palabras vistas como objetos, carecen de sentido, pero dañan a los autores, a los actores, a todos los que habitan en la sociedad en donde esto ocurre.

3. En una conferencia, Carl Jung afirmó que quien escribiera su biografía se liberaba de sus problemas psicológicos. Uno de los presentes le dio un escrito y le dijo que no se sentía libre de tales problemas. Jung le dijo que la leería y le haría sus comentarios.

Después le comentó que con su salario no podía vacacionar en Costa Azul y él se iba una semana. Entonces, el autor de la biografía le contó lo que no había asentado y Jung cerró diciéndole que por no haber anotado todo eso no se había liberado de sus problemas: se había engañado a sí mismo.

Alguien que se engaña a sí mismo es como las palabras vistas como objetos, su vida no tiene sentido, ni lo que dice.

Igual pasa con quienes obran con segundas intenciones: promueven acciones sociales, mueven a la gente, sin decir que lo hacen para lograr sus intereses, y eso daña de manera profunda y cuasi irreversible a los autores que, la mayoría de las veces ni cuenta se dan, pues solamente nadan de muertito.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.