• Regístrate
Estás leyendo: A SUS 60 Y 10
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 01:47 Hoy

Australadas

A SUS 60 Y 10

Carlos Gutiérrez

Publicidad
Publicidad

Siempre he rehuido a las efemérides, en especial porque fomentan el oportunismo. Recordar nacimientos, muertes, coyunturas, en fin, algo hay en la naturaleza humana que hace atractivo el ejercicio de la memoria. 

Aunque sacar a orear cifras y datos responda a una necesidad de estar informado, me parece que es más un mecanismo de moda que permite tener algo qué decir. 

A pesar de que de fondo no haya más que eso, sobre todo en la inmediatez de las redes sociales y los contenidos en medios tradicionales, tan proclives al bote-pronto. 

Pero ayer no pude evitar sucumbir ante la inercia del “celebracionismo”.

En especial con el cumpleaños de quien forma parte de mi altar mayor de deidades paganas. Digo, si lloré el adiós de Leonard Cohen cuando dejó de poblar el plano de los vivos para hacerse inmortal, no podía pasar por alto el aniversario 70 de la llegada de Joaquín Ramón Martínez Sabina a este mundo matraca. 

70 tacos son los que se agolpan en la efigie de alguien que, seguramente, es el primer sorprendido de haber llegado a esa edad. 

Luego de andar el camino del exceso, de beberse hasta el aliento de las botellas, de fumarse el humo de las noches perdidas, Joaquín Sabina es, como él mismo sostiene, un superviviente.

Y quizá lo mejor que pueda obtenerse de la necia vocación de la gente por asistir al ritual del onomástico, sea ir en busca de los trazos del sabinismo. Ya para refrendar el sentido de la filia, o para documentar las razones de la fobia. 

De adelante hacia atrás, con ruta crítica saltimbanqui, como sea, pero ir en pos del canalla que se hizo un personaje de sí mismo. En esa cartografía de las historias con rimas consonantes habría que incluir los dos hitos con Serrat, su primo El Nano. El lejanísimo Inventario, primer disco en el que casi se advierte a otro Sabina, y los 19 días con sus 500 noches.

El escarceo de un enemigo cada vez más íntimo con Fito y los directos, particularmente con Viceversa y cuando sobraron los motivos. 

El renacimiento después del ictus que reclama Dímelo en la calle, los vinagres y las rosas, el Alivio de luto, la física y la química. Eso y los poemarios Esta boca es mía, Ciento volando de catorce y los cancioneros Con buena letra, que suman con los trazos a Muy personal y al incunable Garagatos. 

Y el testimonial de Canal+, Conversaciones secretas, con Juan José Millás, y La tele de tu vida, de TVE, a propósito de la primera gira con Joan Manuel. 

En fin, de eso podría ir celebrar la fiesta del tal Sabina. Para que no sea cosa de un solo febrero 12, de un número 70, o de un acto del que acordarse una vez al año.

fulanoaustral@hotmail.com


@fulanoaustral



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.