• Regístrate
Estás leyendo: Ciudades tóxicas
Comparte esta noticia

Columna de Carlos J. Guizar

Ciudades tóxicas

Carlos J. Guizar

Publicidad
Publicidad

Cada día mueren 85 personas en México por la mala calidad del aire. En 2016, ocurrieron más de 31 mil fallecimientos atribuibles a esta causa (CONEVAL).

Ocho de cada 10 días al año hay altos niveles de contaminación en las principales zonas urbanas de nuestro país, según alertó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (La Jornada, 30/08/18).

La cantidad de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera terrestre esla más alta en la historia de la humanidad, incrementando los efectos del cambio climático (CNN, 13/05/19).

Primero, los contaminantes.

Cerca de 80 por ciento de las muertes por mala calidad del aire en México se deben a las partículas finas PM2.5. Son una mezcla de sustancias químicas orgánicas, hollín o metales. Provienen de la quema de madera, vehículos automotores o fábricas (OEHHA, Gobierno de California).

Al ser tan pequeñas, penetran la barrera pulmonar y llegan directamente a la sangre. Tienen un diámetro de 2.5 micras, para dimensionarlas, el grosor de un cabello humano es de 60 micras (OMS, 02/05/18).

También están las partículas gruesas PM10, el ozono (O3), el dióxido de nitrógeno (NO2) o el dióxido de azufre (SO2).

Segundo, ¿por qué son tan nocivos?

Pueden provocar irritación en los ojos y la garganta, mareos o problemas de memoria y aprendizaje.

Aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, asma, infartos cerebrales, cáncer de pulmón o fallecimientos prematuros (OMS y Greenpeace).

El dióxido de azufre mezclado con agua se convierte en ácido sulfúrico, que es la base para la lluvia ácida.

Tercero, ¿qué nos toca hacer?

Los vehículos automotores y la generación eléctrica son los principales causantes de los gases de efecto invernadero (GEI) en México, seguidos por la industria.

El rol de las autoridades y los legisladores. Las zonas urbanas requieren de una política ambiental integral, sustentable y de largo plazo. Que privilegie el uso del transporte público eficiente, que sea capaz de fomentar mayor coordinación intersectorial, para promover la descentralización de los empleos, esquemas como el trabajo desde casa e incentivos fiscales.

Reduzcamos la generación de los GEI. Debemos encontrar un equilibrio ecológico que nos dé soluciones a la realidad actual y que nos permita transitar hacia energías limpias.

El promedio de ocupantes por viaje en auto en la CDMX es de 1.5 personas (INEGI). Compartamos el coche, caminemos más, usemos la bicicleta o el transporte público.

Tengamos conciencia ecológica. Instalemos huertos urbanos, plantemos al menos un árbol y reportemos cuando los cortan o hay incendios forestales.

Seamos una ciudadanía proactiva y corresponsable. No esperemos a que las autoridades actúen, exijámosles pero también tomemos la iniciativa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.