• Regístrate
Estás leyendo: ¿La corrupción somos todos?
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 11:37 Hoy

Rumbo Político

¿La corrupción somos todos?

Carlos García

Publicidad
Publicidad

Resulta que la tan detestada corrupción, la cual se pretende erradicar en corto tiempo, pero que -pese a todo- forma parte de nuestra cultura, es la -principal- causa que ha impedido la inversión y los negocios en nuestro vapuleado país, a lo largo de décdas, ya que ocupamos un "decoroso" segundo lugar en ineficiencia burocrática, inseguridad y competividad.

Lo anterior, lo indica el ranking de Competitividad Global 215, perteneciente al Foro Económico Mundial. (WEF, por sus siglas en ingles), debido a que ocupamos el sitio 57 que no es más que la lista de naciones en donde impera la corrupción, que ha impedido el desarrollo en los tres rubros descritos.

Este severo problema ha dado al traste con la confianza de empresarios de todo el planeta, para que volteen sus ojos a nuestro México porque no ofrece certeza a largo plazo ni lo hace atractivo en cuanto a inversiones.

La WEF, también indica que para los diez países más desarrollados, la corrupción no es factor de desconfianza para los empresarios pues ocupa el último lugar de los 16 factores que mide el Foro. Lo que más ocupa y preocupa a estas naciones es la legislación laboral restrictiva, así como las tasas impositivas.

Si de corrupción hablamos, son ¡341 mil millones de pesos!, -cuando menos- (dos por ciento del Producto Interno Bruto), el costo de la putrefacción en nuestro país, según el Foro Económico Mundial. Una cifra aterradora, que debería servir para implementar otros programas en beneficio de los más de 70 millones de compatriotas que se encuentran en pobreza, un mal que lacera la paz social y que desafortunadamente, siguen olvidados por los gobiernos en turno desde hace varias décadas.

Por otra parte, un problema latente más en nuestro país es el apagón analógico, que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene encima, debido a que no ha cubierto el ¡90%!, del padrón que posee la Secretaría de Desarrollo Social, porque no se ha hecho un censo de casa por casa que indique cúantos hogares no tienen pantallas digitales, lo preocupante será en las entidades sureñas en donde la pobreza y marginación están más a flor de tierra.

Para muestra un botón: Monterrey, capital del estado de Nuevo León, el 16.8% de los hogares de escasos recursos se quedaron sin señal digital hace escasos 12 días (màs de 440 mil regios), cuando fue hechado a volar dicho programa federal.

Hasta hoy, los datos son que la Sedesol tiene en su padrón a 14 millones de beneficiarios, mientras que la SCT, le apostó a entregar este año únicamente 9.4 millones de televisiones digiales. Una diferencia de 4.6 millones de pantallas.

Ya veremos el desenlace final del próximo 31 de diciembre, fecha límite que tiene el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.