• Regístrate
Estás leyendo: AMLO y las leyes
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 14:17 Hoy

La letra desobediente

AMLO y las leyes

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Con los ojos cerrados defiendo la inocencia de gente como el periodista Pedro Miguel —del diario La Jornada— o la escritora Laura Esquivel —autora de Como agua para chocolate—, personas que forman parte del Fideicomiso de Morena a favor de los damnificados, que ha levantado ámpula en la opinión pública por la multa de 197 millones de pesos al partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena. Pero dudo que esa gente tan querida conozca las leyes que con rigor marcan formas y métodos para usar recursos públicos a favor de los necesitados. Lo mismo pienso de AMLO: siempre, invariablemente, se mete en problemas con la ley porque no sigue las pautas oficiales, sobre todo a nivel constitucional.

Ni siquiera dudo de que los recursos se hayan otorgado a las víctimas por el terremoto del 19 de septiembre del año pasado. No. Pero sí titubeo —y mucho— que hayan sido estrictos en los métodos para entregar esos recursos respetando los lineamientos que el INE tiene para los partidos políticos. Ese ha sido y será el talón de Aquiles de AMLO ante los reclamos de la ley en sus procedimientos electorales. No en balde quiere modificar la Constitución, y todo aquello que lo libere de lo que Vicente Fox realizó durante su mandato: la transparencia pública, un enorme avance para la democracia porque desde entonces se cuestiona el dinero público en manos de gobernantes —algunos ya están en la cárcel.

Pero AMLO no entiende. Terquea y ofende a quienes no están con él —y sus fans lo aplauden—. Ahora que ganó, no cambia. Sigue ofendiendo, ¿sin saber?, que su discurso puede convertirse en una amenaza contra quienes no estén con él y provocar a huestes dispuestas a golpear. Eso, cuando está a unos meses de tomar la silla presidencial —la de a de verás, no la que asumió en el Zócalo cuando todavía voté por él—. Para mí eso fue un acto teatral digno de Ionesco, eso, cuando el teatro de la realidad no existe, solo es circo del absurdo.

Ignoro en qué va a quedar el asunto entre autoridades y AMLO. Ojalá se vaya hasta las últimas consecuencias. Haría bien a todos. Un arreglo por lo oscurito puede salir demasiado caro a la democracia. Los mexicanos aprendimos a discutir en público.


TRASPIÉ: En una carta de Fuentes a Paz, por desavenencias con Carlos Monsiváis sobre Luis Echeverría, escribe: “El destino de quien vive en el clóset es asfixiarse; closet queen o closet spy, Monsiváis nos ha resultado una Mata Hari disfrazada de India María”. ¿Ven por qué es sano decir o hacer “nada en lo obscurito”? (frase de Fuentes, tomada del libro de Guillermo Sheridan, Paseos por la calle de la amargura).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.