• Regístrate
Estás leyendo: El despertar ciudadano
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 04:43 Hoy

De la utopía a la realidad

El despertar ciudadano

Blas Rafael Palacios Cordero

Publicidad
Publicidad

En México se ha logrado una consolidación al régimen democrático y de participación ciudadana, es tangible una determinación ciudadana para participar en los asuntos públicos del País y en sus diferentes regiones, esta nueva realidad hay que asimilarla de manera completa.

Desde el punto de vista del ejercicio de gobierno, ya no se deben acotar los mecanismos de transparencia y acceso a la información, se deben de instaurar de manera permanente los métodos de participación ciudadana para que se sometan a la decisión popular los presupuestos y las determinaciones fundamentales de la administración. 

En el ámbito partidista, ya no se debe ver al ciudadano como un ente ajeno a las decisiones de cada uno de los partidos políticos, que cómo entidades de interés público están cada vez más al escrutinio de su actuación política, como mejor e ilustrativo ejemplo el voto de castigo contra el PRI, PAN y PRD en la elección federal 2018, que en gran medida la participación histórica fue impulsada desde una irritación social generalizada conjugada con una esperanza de cambio.

En la actualidad, Morena es la marca que vende, que está arriba en la intención del voto en todo el País; por un lado, porque sigue vigente la irritación social contra los partidos que eran parte del régimen corrupto, y por otro lado, porque la apreciación sobre la actuación del Presidente Andrés Manuel está en el mejor adepto ciudadano.

Sin embargo, Morena no debe equivocarse, no puede aprovechar indebidamente de ese adepto ganado y conducirse como si el ciudadano fuera incondicional al proyecto, no hay que perder de vista que se logró incentivar la participación ciudadana como nunca en la historia democrática en México, era uno de los grandes objetivos y retos del movimiento, por eso es fundamental no incurrir en errores, de postular candidaturas con negativos, cometer errores desde el gobierno o ámbitos parlamentarios y tener actuaciones políticas tradicionales repitiendo prácticas deshonestas. 

No es fácil cambiar paradigmas de una cultura política arraigada durante décadas, por eso hay que actuar señalando cuando haya mezquindad y bajo nivel, corrupción y perversión política, aun y cuando provenga esto desde el propio Morena, es parte de la transformación que se pretende.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.