• Regístrate
Estás leyendo: Los protagonistas de la cena
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 11:04 Hoy

Del plato a la boca

Los protagonistas de la cena

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

Probablemente lo más significativo en las fiestas decembrinas son las cenas, algunos rebatirán que son los regalos, pero en este espacio disfrutamos más las comilonas. Por lo que el simple hecho de pensar en el menú para estos fastuosos eventos le abre a cualquiera el apetito. Y no es para menos, esta tradición podría ser considerada como la siguiente muestra de evolución para el ser humano; porque no es lo mismo sentarse a comer en grupo o manada, sin desdeñar estos últimos, que desarrollar una serie de ritos que lleven al placer de los sentidos. 

Cuando nos referimos a “los protagonistas” evidentemente estamos pensado en los platos principales, aquellos que se posan en medio de la mesa y de los que el anfitrión rebana y reparte. Y aún más, específicamente en aquellos que tienen un historia de más allá de la que nos podamos imaginar; el pavo y el cerdo. Siguiendo el rastro de estas tradiciones nos encontramos que muchas devienen de fiestas paganas, de las cuales el cristianismo logró captar y modificar al momento de la evangelización. 

Comenzaremos por el consumo del cerdo; para los vikingos el invierno era una época difícil, por lo que ofrecían en ofrenda un jabalí, que era comido por los ciudadanos en su honor, al comenzar a escasear dicho animal fue sustituido por un cerdo doméstico. El cual sigue siendo muy preciado en países como Alemania, Dinamarca e Inglaterra. De igual manera, en las tradiciones de estos pueblos nórdicos se les llega a atribuir la imagen de lo que hoy conocemos como Papa Nöel, pues personificaban al invierno disfrazando a algún miembro de la comunidad, el cual iría de casa en casa recibiendo alimento, todo con el objetivo de tener al invierno de buen humor. 

Deberían de pasar muchos años para que, con los productos traídos de América, se conociera al pavo, conocido por todos nosotros como guajolote. La tradición de comer aves en Europa no era cosa nueva, estaban acostumbrados al cisne, el pavo real, la oca y el ganso. Pero de alguna manera logró satisfacer el paladar de la monarquía, lo que lo catapultó al existo del que ahora goza. Por un lado los franceses lo llamarían dinde, mientras que los ingleses, y ante la confusión con la gallina de Guinea, África, los nombrarían turkey ambos. 

Cada continente, así como cada nación que celebre la Navidad, ha encontrado empatar sus tradiciones junto con las traídas por la cristianización. En el caso de nuestro país, cada 24 y 31 de diciembre somos testigos de este fenómeno, donde tenemos pavo, cerdo y res, pero también contamos con pescado, en el bacalao y quelites, en los romeritos. Todos infaltables y todos muy socorridos en nuestras cenas decembrinas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.