• Regístrate
Estás leyendo: El desastre de Venezuela
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 15:59 Hoy

Causa Legal

El desastre de Venezuela

Arturo Argente

Publicidad
Publicidad

El presidente Nicolás Maduro asumió este jueves un nuevo mandato en un entorno político que lo mantiene aislado a niveles con pocos precedentes para la historia venezolana y con un trasfondo de ilegitimidad difícil de esconder. Maduro manifestó que las naciones que no reconozcan a su gobierno deberán cerrar sus embajadas. Sólo México y Uruguay, que no integra el Grupo de Lima, se abstuvieron de no pronunciarse sobre la resolución del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con la que el organismo desconoce el gobierno del presidente venezolano y llama a adoptar medidas para obligarlo a organizar nuevas elecciones.

La postura del gobierno de México se basó en la doctrina Estrada que fundamenta el principio de no intervención y derecho de autodeterminación de los pueblos. Esta Doctrina afirma que gobiernos extranjeros no deberían juzgar (para bien o para mal), gobiernos o cambios en gobiernos de otras naciones ya que implicaría una violación a su soberanía.

Fuera de Latinoamérica, los únicos aliados del país venezolano son China, que es su mayor acreedor y cobra con petróleo, y Rusia, que es propietaria de varios campos petroleros en la zona del Orinoco y era socia en Citgo, la subsidiaria en EE.UU. de la petrolera estatal.

El desastre venezolano comenzó en el último periodo de Hugo Chávez, cuando el líder venezolano estaba enfrentando el cáncer que finalmente lo llevo a su muerte. Su sucesor, Nicolás Maduro, en sólo 5 años destrozó la economía de su país, provocando un viacrucis económico en su población. La ineficiencia gubernamental y la corrupción desencadenaron el desastre que vive actualmente esa nación.

El 2018 terminó con una inflación récord de 1.698.488%. La escasez de alimentos y productos de primera necesidad se agudizó al punto de provocar desnutrición entre la población. La falta de medicamentos e insumos sanitarios desencadenó una crisis humanitaria.

El resultado es un éxodo sin precedentes. Ya emigraron más de 3.000.000 de venezolano, y el año que viene, según la ONU, serán 5.000.000. Es el desplazamiento humano más grande de la historia moderna de Latinoamérica.

Lo cierto es que la crisis venezolana seguirá manifestándose en el creciente éxodo de sus ciudadanos y ante el desprecio de la comunidad internacional que conforman un frente común que se manifiesta ante la constante violación humanitaria que se vive en la nación venezolana.

México, al aplicar la doctrina estrada, adopta una postura arcaica que le cierra la puerta a los países y organismos internacionales que quieran coadyuvar ante la situación humanitaria que enfrenta actualmente nuestro país con la guerra del narcotráfico.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.