• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué con Duarte?
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 16:55 Hoy

Perfil Mexiquense

¿Qué con Duarte?

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

La lógica, en un país lógico, dice que Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, recién capturado y encarcelado en Guatemala, extraditado a un penal mexicano y presunto autor de muchos delitos, debe ser enjuiciado y condenado a una pena ejemplar, no por enfrentarse con su sucesor, Miguel Ángel Yunes, actual mandatario del estado jarocho, sino por su comportamiento delictivo.

En el vecino país tuvo oportunidad de lucir sus dotes de paranoico. Es decir, repitió su inocencia con la misma contundencia que exhibió en un programa televisivo, en el que hasta aceptó carearse con su acusador, el actual gobernador de su estado. Era tal su firmeza, que cualquiera le hubiera creído, de no haberse conocido con antelación la cauda de crímenes que cometió.

Ahora de vuelta, un porcentaje elevado de mexicanos cree que su estancia en la cárcel no será muy larga y que se le hará un juicio conveniente para que recupere la libertad y se largue a Inglaterra con todos los miles de millones que se le imputan, a alcanzar a su esposa, a quien dejaron ir sin más ni más, a pesar de haber sido señalada como partícipe en ilícitos. Es decir: alguien dijo que no tenía delitos y punto. ¿Para qué investigar?

En este país, no lógico, no sería sorpresa que ocurriera. Algunos han recordado el caso de Florence Cassez, acusada de secuestro con muchas pruebas. Ezequiel Elizalde envió una carta al Presidente Peña Nieto, En la que le aseguraba que ella le dio de comer en una casa de seguridad y le inyectó un dedo de la mano izquierda para que le fuera amputado, antes de darle a escoger entre la falange y la oreja.

Duarte está acusado de enriquecimiento ilícito, peculado, incumplimiento del deber, delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, delitos electorales, endeudar al estado con 35 mil millones de pesos, ordenar el suministro de agua destilada a niños enfermos de cáncer y de mucho más; lo que realmente lo convierte en un verdadero monstruo, si todo es verdad, como parece.

Ha repetido con vehemencia, cada vez que ha podido, que vivió estrictamente de su sueldo, que no tiene propiedades ni en México y menos en el extranjero, que los señalamientos en su contra no tienen fundamento, que todas las acusaciones tienen una explicación. Escasos días antes de darse a la fuga, también afirmó con la misma entereza, que no abandonaría el país; que se quedaría para facilitar las investigaciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.