• Regístrate
Estás leyendo: Pobreza y marginalidad
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 07:01 Hoy

Perfil Mexiquense

Pobreza y marginalidad

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

La reforma hacendaria, que con tanta convicción defendieron el año pasado los priistas, no ha rendido los frutos que anunciaron con vehemencia y, por el contrario, el freno de la economía mexicana parece que continuará puesto, hasta no se sabe cuándo, por más que los funcionarios que se encuentran en ese ramo vaticinan su fin y el comienzo de una era de bonanza.

Los analistas financieros critican que los sinsabores que provoca nuestra economía se hayan extendido más allá de marzo y que al terminar la primera mitad del año, el panorama se haya deteriorado aún más.

Y sin entrar en los enredos de la terminología de los economistas, el doctor José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, manifestó que es inaceptable que millones de mexicanos padezcan pobreza y marginalidad, al tiempo que subrayó la importancia de innovar para generar más riqueza y considerar la necesidad de que ésta se distribuya mejor.

Antes de que la reforma entrara a discusión, los priistas y sus corifeos, los verdes ecologistas, defendieron con argumentos de que era justa porque con ella no se pagaría impuesto sobre el Valor Agregado en medicinas, colegiaturas, intereses hipotecarios y otras supuestas ventajas. Si eso era lo que querían, pues ya existían desde cuándo, sólo que su ceguera mental o su apoyo incondicional no les permitía ver.

También argumentaron que iría enfocada a un sentido social gracias a una mayor recaudación y establecimiento de impuestos para desalentar el consumo de productos que generan sobrepeso y obesidad, además de establecer un régimen fiscal adecuado para el campo, que dotaría de mayor competitividad al sector agropecuario.

Ahora resulta que , como siempre, otros países tienen la culpa de lo que nos pasa, pues la reducción en el ritmo de crecimiento tiene que ver con un invierno severo en Estados Unidos, que afectó las importaciones manufactureras mexicanas, entre otros factores.

La demanda interna se vio afectada por nuevas leyes fiscales, que incluyeron alza en algunos impuestos. El consumo privado creció 1.4 por ciento en el primer trimestre de este año, menos de la mitad del tres por ciento promedio de los últimos 20 años. Dice Isaac Velasco, analista de Ve por Más, que los datos más recientes de la demanda interna mostraron un deterioro mayor que el inicialmente previsto.

Se ha repetido hasta el cansancio que la mejor economía es la que llena nuestros bolsillos o la que da a las amas de casa mayor felicidad, cuando va al mercado y observa que lo que lleva es suficiente. Pero en México, la pésima economía es parte indeleble de la historia, incrustada en la piel como un tatuaje, porque hasta hoy ha sido imposible borrarla para mejorarla.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.