• Regístrate
Estás leyendo: El de Siempre
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 14:17 Hoy

Perfil Mexiquense

El de Siempre

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Para muchos mexicanos, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, continúa siendo el mismo. Luego de la información del INE, respecto al fideicomiso utilizado por Morena para ayudar a los damnificados de los temblores del 19 de septiembre, tuvo que suspender su descanso en su rancho de Tabasco.
Regresó a la Ciudad de México y de inmediato se aprestó a contraatacar, con expresiones iguales que las de siempre: “es una venganza”, que muchos no creyeron, por la simple razón de que no podía pensarse en eso, debido a que todas las instancias del gobierno y los mismos competidores, reconocieron su triunfo y hasta se dijo que se actuó con democracia.
En otros países también se reconoció que las instituciones mexicanas exhibieron madurez política. Pero ¿qué hubiera pasado si pierde? Seguramente, su tigre ya estaría suelto y sus huestes hubieran llenado las principales calles de México para entorpecer la vida de sus habitantes, como ya amenazaron porque no le han dado su constancia de triunfador.
El INE hizo su trabajo y descubrió que el fideicomiso Por Los Demás, fue utilizado de manera fraudulenta. Demostró con pelos y señales cómo operó e inclusive publicó nombres de muy allegados a Morena, que formaron filas en diferentes bancos, una y otra vez, para depositar y cobrar. No hay nada qué descalificar.
Pero apareció nuevamente el mismo político que se encoleriza cuando le pisan un callo. Como siempre, cuando anunció: “¡el fideicomiso para los damnificados sigue!”, recibió una cantidad enorme de aplausos de los seguidores que piensan poco. Los mismos que aplaudieron cuando anunció que Los Pinos serán museo, o que no habrá primera dama ¡Como si eso ayudara a México!
Tal vez no sabe lo que hacían sus ayudantes cuando estaba en campaña. Una señora muy humilde relató que varios de ellos fueron a Chimalhuacán en un camión y ofrecieron mil pesos a cada persona, por consentir en estar en un evento de AMLO, por el rumbo del centro de la ciudad. La señora en cuestión hizo saber que no tenía dinero para ir y menos para regresar.
No se preocupe” –le dijeron. –Para eso tendrá usted mil pesos”. Cuando terminó la concentración y todos estaban arriba del camión para volver, el individuo que ofreció el dinero dijo: “regresen los mil pesos”. La señora respondió: “me los dieron por venir”. Nuevamente le indicaron: “o regresan la lana, o les rompemos su madre”. Luego fue echada, como todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.