• Regístrate
Estás leyendo: Propósitos o deseos
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 21:10 Hoy

Ciencia, educación y ambiente

Propósitos o deseos

Arlette López

Publicidad
Publicidad

Conforme se acerca el fin de año vamos haciendo varios rituales que aseguren según consideremos la posibilidad de un año con muchos viajes, dinero, salud, y desde luego amor.

Este ritual es tan antiguo como lo marcan algunos registros históricos y se asocian al inicio de una nueva etapa en donde se abre la esperanza de que todo puede mejorar, alcanzar metas, estar en mejor condición de vida. Desde los antiguos persas se regalaban huevos en año nuevo como símbolo de productividad, los romanos regalaban uvas, tradición que se conserva en varios países, la comida tiene también un simbolismo como en Sicilia en donde la pasta de la cena no puede ser fideo pues es mala suerte.

Asociado a estos rituales se manifiestan los tradicionales deseos que nacen de nuestra propia voluntad y que representan las metas y fines que pretendemos alcanzar en el transcurso del año. El deseo tiene también su historia, en la antigüedad se le consideraba como una pasión del alma, posteriormente para Santo Tomás de Aquino, el deseo más allá de un apetito sensitivo, puede ser sensible o racional y expresar la aspiración por algo que no se posee. Ya en épocas más recientes y desde el punto de vista psicoanalítico el deseo se interpreta como una presencia de vida que lleva a la creatividad, y que se opone a la pulsión de muerte la que se manifiesta ante el temor de no poder satisfacer el deseo.

Como vemos, el deseo por lograr algo que nos involucra en cuanto a voluntad y persistencia es complejo y amerita una voluntad y una estrategia específica para lograrlo, como lo percibimos cuando nos interesa la salud y calidad de vida.

Sin embargo de acuerdo a los datos de encuestas solo 12% de las personas logran cumplir al menos dos de sus deseos destacando los que se relacionan con los viajes y la participación en grupos sociales. Los deseos son el motor de los objetivos y metas que nos proponemos, por lo que están muy asociados a nuestra naturaleza humana.

En este sentido una mayor posibilidad de que los deseos se materialicen se refiere a valorar lo que podemos realizar incluyendo también el factor tiempo.

Así pasamos de la voluntad por hacer algo, al hecho de proponernos el lograrlo. Este propósito se manifiesta ya en la determinación firme y consistente por alcanzar metas personales. Ojala en este listado incluyamos el respeto al ambiente, y cambio de hábitos de consumo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.