• Regístrate
Estás leyendo: Molesta y obligada convivencia
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 08:15 Hoy

Ciencia, educación y ambiente

Molesta y obligada convivencia

Arlette López

Publicidad
Publicidad

¿Con que insectos estarías dispuesto a compartir tus espacios este verano? Quizá los grillos no te causen problema si están fuera de casa pero hay algunos intrusos que les encanta ser parte de nuestra vida diaria, estar cerca de los alimentos causando repulsión y molestia, son las moscas; pequeñas, veloces y algunas ruidosas. Asociadas a la suciedad y enfermedades no son precisamente muy queridas pero tan necesarias como muchos seres vivos que forman parte del orden natural, al ser consumidoras de deshechos, material putrefacto y muchos residuos que procesan y de los que se alimentan.   

Viven aproximadamente 60 días y pueden incubar hasta 2 500 huevecillos en un mes aprovechando muy bien este corto tiempo. 

Estos insectos son un compendio de interesantes detalles que la naturaleza les dio permitiéndoles vivir más de 40 millones de años, aunque los dípteros Orden al que pertenecen, aparecieron hace más de 210 millones de años. Tienen un sentido del olfato muy desarrollado, perciben el sabor también con las patas, sus ojos son compuestos por una gran cantidad de lentes individuales que les permiten una visión periférica. Con estos atributos cuándo intentamos matarla ellas emprenden la huida antes de que siquiera nos acerquemos, pues su sistema nervioso es tan complejo que establece una ruta de escape en solo 200 milisegundos. Sólo con el matamoscas que deja pasar el aire evitando que perciban su presión podemos eliminarlas más fácilmente.  

Para los egipcios este extraordinario insecto era sinónimo de valentía y resistencia e incluso condecoraban a los generales con una mosca de oro cuando tenían una victoria. 

Pero su mala fama empezó a trascender cuando las moscas se asociaron a múltiples enfermedades a partir de 1577, cuándo el médico italiano Gerolamo Mercuriale refería que los humores de un enfermo “se impregnan en las moscas e infectan los alimentos” y además millones de bacterias que se pegan a sus patas distribuyéndose en todo lo que se paran. 

Ecológicamente tienen una importante función como alimento y control de otras especies, intervienen en algunos casos de polinización y son procesadoras de desechos orgánicos. 

También son motivo de estudio para la regeneración de la piel mediante sus larvas y sobre aeronáutica y la genética. Con estos antecedentes respetemos a las moscas pero procuremos que este visitante se mantenga fuera de casa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.