• Regístrate
Estás leyendo: La carta al Rey de España exigiendo perdón
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 19:54 Hoy

Desde Sandua

La carta al Rey de España exigiendo perdón

Antonio Rodríguez Jiménez

Publicidad
Publicidad

Cuando leí el asunto de la carta de López Obrador al Rey de España y al Papa exigiendo disculpas, pensamos algunos amigos que algo estaba pasando, que era una cortina de humo para tapar algún asunto. Todos hemos creído en la sensatez de López Obrador desde que subió al poder, el presidente que prometió acabar con el narcotráfico, con la corrupción, con el paro, el que bajaría el alto precio de la gasolina. Es la esperanza de los mexicanos, del pueblo. Pero de repente salió la soflama del populismo y nos dejó atónitos a muchos. Nadie se creía la noticia. Ya vino por aquí el presidente Sánchez y le regaló a López Obrador el acta de nacimiento de su abuelo. Además de ser español se llama López de apellido.

No sé cómo se las ingeniaron tan pocos españoles para conquistar a este pueblo tan dispar, pero hay tanta españolidad y tanto amor a España que eso no se consigue masacrando a nadie, sino a través de uniones de parejas, de la mezcla de las razas. Algo extraño pasa que ni los que vivimos aquí lo entendemos. Ahora vayan a USA y pregunten cuántos indios se casaron con ingleses y cuántos indios quedan vivos de las tribus de apaches, comanches, etc.

El asunto del perdón es una gran patraña populista. Habría sido mejor reunirse, hablar serenamente y recordar con amor y con rabia o con reconciliación todo aquello que pudo pasar. La historia de la humanidad es tan cruel, tan miserable… que imagínense a los españoles exigiendo a Macron perdón por la invasión de las tropas napoleónicas hace dos siglos.

Prueba de que esto es una maniobra de distracción es que aprovecha el ataque contra un supuesto país débil en la actualidad. Y el presidente mexicano jamás se enfrenta a Trump, que le quiere poner un muro gigantesco y que maltrata a los mexicanos actuales que cruzan la frontera, o no le exige perdón porque Estados Unidos robó con triquiñuelas miles de kilómetros del territorio mexicano. Es imposible que lo haga porque le tiene miedo.

Como acaba de decir el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, el único que debería pedir perdón es el propio López Obrador a los millones de indios marginados, pobres, ignorantes, explotados, que viven en México. Lo demás da vergüenza oírlo y así lo han visto muchos medios de comunicación mexicanos, que se han quedado atónitos con la carta al Rey de España.

A través de un Tratado firmado por México y la Reina Isabel II, el 29 de diciembre de 1836 se acordó “olvidar para siempre las pasadas diferencias...” El perdón ya se pidió. Asimismo, en el Tratado se estableció de por vida una “amnistía general y completa para todos los mexicanos y españoles, sin excepción alguna, que pueden hallarse expulsados, ausentes, desterrados, ocultos, o que por acaso estuvieren presos o confinados sin conocimiento de los gobiernos respectivos”. ¿Qué le pasa a AMLO? Necesita asesores en historia y en política internacional, eso es todo.

arodriguezj15@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.