• Regístrate
Estás leyendo: "Mary Poppins" regresa con diversión retro
Comparte esta noticia
Viernes , 15.02.2019 / 22:21 Hoy

La pantalla del siglo

"Mary Poppins" regresa con diversión retro

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

De los personajes de ficción que la literatura británica regaló a la cultura popular mundial Mary Poppins es quizás la figura que mejor representa - y defiende - las características culturales de “lo británico”. Comparada con Víctor Frankenstein y su criatura monstruosa imaginados en 1816 por Mary Shelley, Sherlock Holmes creado por el escocés Arthur Conan Doyle en 1887, James Bond por Ian Fleming en 1953 y Harry Potter por J.K Rowling en 1997, el “ nacimiento” de Mary Poppins se debió a una autora que se caracterizaba por una mirada irónica a la cultura y educación de Gran Bretaña. Nacida en Australia, Pamela Lyndon Travers se mudó a Londres en los años veinte del siglo pasado y publicó su primeros textos en 1934. No cabe duda que su mirada de extranjera haya sido la responsable de la creación del personaje de una institutriz que educa a un par de hermanos londinenses en la puntualidad, la higiene, los buenos modales y la separación estricta entre el tiempo de cumplir tareas y el de dedicarse al juego y la imaginación. El personaje literario Mary Poppins fue adoptado por el cine de Hollywood en 1964 cuando Walt Disney produjo la película dirigida por Robert Stevenson y musicalizada con canciones escritas por los hermanos Sherman. Inolvidable la figura y actuación de Julie Andrews quien llega volando en su trajecito negro, bolsa de viaje y paraguas para educar a los niños Michael y Jane y poner orden en la familia de los Banks. Inolvidable también que el filme se convirtió en la más taquillera de las producciones de Disney y ganó varios premios Oscar. A 54 años del primer filme los estudios Disney llevan a Mary Poppins de regreso a Londres porque Michael, ya como adulto y padre recién enviudado, la necesita para ayudarle con sus dos hijos. ¿Pero necesitaba Disney una nueva versión? ¿Sentía que en Gran Bretaña hacía falta una institutriz que le recordara el orden y los buenos modales? ¿O quizás recorrió a Mary Poppins para atraer al cine a los hoy abuelos que conocieron la primera versión y pretenden renovar la experiencia en compañía de sus nietos? Disney ubica El regreso de Mary Poppins (Mary Poppins Returns) en la depresión económica de principios de los años treinta, la adereza con elementos “retro” y convierte en un musical con canciones, coreografías y ritmos nuevos. Combina la historia de la familia Banks con excursiones al mundo fantástico creado por dibujos animados y coreografías del experimentado director Rob Marshall (Chicago 2002, Nine 2009, Piratas del Caribe 2011, Into de Woods 2014). Disfruté las coloridas apariencias y las actuaciones coquetas de Emily Blunt como Mary Poppins y Lin-Manuel Miranda como encargado de los faroles. También me convencieron las secuencias musicales, el homenaje a los niños y la ciudad de Londres. Por encima de todo me divirtieron los clisés de “lo británico” con el Big Ben, la obsesión por la medición del tiempo, el humor y los juegos de lenguaje característicos de la filosofía infantil. Lo que no aprecié son los animalitos y la “filosofía Disney” que baña con melcocha la estética kitsch de demasiadas escenas del filme.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.