• Regístrate
Estás leyendo: El golpe que López Obrador pudo asestar
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 23:25 Hoy

Vertebral

El golpe que López Obrador pudo asestar

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

Finalmente Andrés Manuel López Obrador destapó su primer carta operativa para legitimarse con su gobierno, le dio un certero golpe a los “huachicoleros” con el viraje en la distribución del combustible a las estaciones de servicio desde Pemex. Por antonomasia, la paraestatal distribuía el hiodrocarburo a través de ductos que el crimen organizado “ordeñaba” para luego venderlo a las gasolineras a precios “cómodos”. 

Definitivamente pudo haber sido una buena manera de iniciar su gobierno, mejor dicho una manera sana (recordará usted que todos los gobernantes mexicanos comenzaban sus periodos metiendo “al bote” a algún personaje non grato, verbigracia Elba Esther Gordillo y Enrique Peña Nieto), sin embargo la estrategia falló, el fin no justificó los medios. López Obrador lanzó una sigilosa advertencia en su cruzada para combatir la corrupción y la impunidad pero el resultado fue catastrófico para al menos nueve estados del país (sobre todo en el centro y bajío), “sí hay gasolina”, dice el Gobierno, pero también hay retraso en la entrega del combustible porque en lugar de usar la red de ductos para su distribución, ahora lo hacen mediante pipas. 


Sendos videos inundan las redes sociales de usuarios molestos por las largas filas y el descontrol en el tráfico vehicular producto de la nula coordinación para hacerle frente al nuevo modelo de operación Pemex - estaciones de servicio. 


En Coahuila la situación puede salirse de control si las cosas no se plantean desde una visión seria por parte de las autoridades, dice el gobernador Miguel Ángel Riquelme que el jueves pasado le llamó seis veces al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza y este no le respondió, “está ocupado Gobernador” le decían, y por supuesto que estaba ocupado, pero como a la mayoría de los funcionarios del gabinete de López Obrador, a Romero Oropeza no le gustan los reflectores, ni el contacto con los medios de comunicación y por lo visto ni la planeación, porque me imagino que Riquelme no buscaba al funcionario para contarle un chiste, sino para saber en qué tendría qué apoyar el gobierno estatal para que no se presentara el fenómeno que se vive en lugares como Guanajuato, Querétaro o Puebla, donde literalmente la gente entró en pánico ante la escasez del producto. 


Ojalá y la situación se resuelva rápido y no nos vaya a tocar un “descolón” de la estrategia del Presidente aquí en La Laguna. 



angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.