• Regístrate
Estás leyendo: La Guardia Nacional no es la estrategia
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 00:47 Hoy

Columna de Ángel Aguirre Rivero

La Guardia Nacional no es la estrategia

Ángel Aguirre Rivero

Publicidad
Publicidad

Aunque la aprobación de la Guardia Nacional vuelve a ocupar espacios en medios, hay que decir que esa no es la estrategia del gobierno federal para pacificar a México. Al menos así nos lo hicieron saber.

Gobernar para marcar los temas de la agenda mediática es riesgoso porque elude discusiones fundamentales. La toma de decisiones en materia de seguridad pública no puede ser un tema de coyuntura; tampoco puede ser desplazada por cálculos políticos.

Espero que el Plan Nacional de Paz y Seguridad sea una política de Estado que privilegie el uso de la inteligencia, respete el federalismo, incluya programas sociales para la paz e impulse el desarrollo económico regional equilibrado, sobre todo en los estados más pobres.

En términos generales, se puede decir que echar a andar una política pública requiere voluntad política, recursos presupuestales, planeación estratégica y operativa, pero sobre todo acciones y coordinación de esfuerzos.

Sin embargo, al comparar el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 con el de 2018 hallamos reducciones que van en contra de lo que se ofreció en la estrategia presentada el pasado 14 de noviembre, y algunos enunciados simplemente no los encontramos etiquetados.

No puede ser una buena señal que se cancele el presupuesto para prevención del delito; a la PGR se le disminuyen 915 millones de pesos; a la Segob se le recortan 72 millones de pesos al programa que atiende la prevención de la violencia contra las mujeres y se recorta a la capacitación de policías.

Hacer las cosas como se hicieron en los últimos años no tiene sentido. Por eso no puedo descalificar el propósito de López Obrador de intentar otra ruta.

Es importante que los legisladores escuchen a gobernadores, alcaldes, órganos autónomos, a la sociedad civil y a las propias fuerzas armadas, pero más importante será que sus observaciones sean atendidas. La experiencia de inconstitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior les debe ser de utilidad.

Del anecdotario: 

Esa vez convenimos con el entonces gobernador de Oaxaca Diódoro Carrasco Altamirano hacer una gira por la parte limítrofe de Guerrero y Oaxaca.

Primero visitamos Pinotepa Nacional, donde acordamos hacer una cabalgata del centro de la ciudad a las instalaciones de la Expo, pero Diódoro no llevó su caballo, por lo que le facilitamos uno de nombre El Carretero, mientras que yo monté a El Altivo, un hermoso caballo español.

En el trayecto había gente que me saludaba con afecto, lo cual le llamó la atención a mi amigo, a quien después le expliqué que mi madre era originaria de ese lugar y que tenía muchos familiares muy queridos, pues mis vacaciones las pasaba ahí al lado de mis abuelos.

Después fuimos a mi tierra natal, Ometepec, donde inauguramos una plaza de toros y donde mi amigo Eduardo Fontanec (qepd) iniciaba el rejoneo con un lusitano de nombre El Cristero.

Mis paisanos, atónitos, no daban crédito de lo que estaban viendo, pues por primera vez se presentaban rejoneadores en este lugar.

Por la noche, un evento de "chileneros" con sus mejores exponentes de la Costa Chica de Guerrero y de Oaxaca.

Los hijos de Álvaro Carrillo me habían propuesto grabar un disco inédito al que llamarían Álvaro Carrillo en la intimidad, por lo que acordamos con mi "paisano" editarlo bajo el patrocinio de los dos gobiernos. Al final no sé lo que pasó y solo mi gobierno apoyó esta joya musical, que hoy le envío a Carlos Marín por su pasión por la bohemia. 



* Ex gobernador de Guerrero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.