• Regístrate
Estás leyendo: ¡Vaya semanita!
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 01:05 Hoy

La prueba del ácido

¡Vaya semanita!

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

Después de que fue sometido a un duro castigo en la lomita del diamante de la nueva casa de los Diablos Rojos del México, por los abucheos que atrajo, el presidente Andrés Manuel López Obrador arrancó semana con ánimos renovados y su labor de pitcheo se torció pronto.

Inició fuerte con rectas al home para exigirle al Rey de España, Felipe VI, que se disculpara con los pueblos originarios de México por las atrocidades cometidas durante la Conquista, hace 498 años exactamente. El monarca español conectó un batazo con la respuesta de su gobierno de que no se disculparán y exhortan a no juzgar actos del pasado con una visión contemporánea.

Esta jugada fue ampliamente discutida en las redes sociales y llamó la atención la respuesta del periodista y escritor español, Arturo Pérez-Reverte, quien dijo que alguien que pide eso o es imbécil si en verdad lo cree, o es un sinvergüenza si no lo cree.

En lo local, los bateadores de la CNTE estuvieron intratables y establecieron sus tradicionales bloqueos en el Congreso, para impedir la aprobación de la Reforma Educativa, porque dicen que no los consultó el gobierno de López Obrador, a final de cuentas salió en primera instancia la reforma, pero con Morena dividido, como consignó MILENIO.

Muy aliados en las elecciones, pero los maestros de la CNTE cuando les mencionan la reforma, van derecho y no se quitan, a pesar de que López Obrador les había prometido que no serían afectados con evaluaciones.

Todavía se comentaba el conflicto diplomático con España y la firmeza de López Obrador para exigir la disculpa, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó a despotricar nuevamente contra México por la oleada de inmigrantes, con el objetivo de que le autoricen los fondos para construir el muro que prometió a su base de seguidores.

Pues ya entrados en gastos, todos pensaron que el Presidente de México iba a aplicarse desde el montículo y lanzaría lo mejor de su repertorio diplomático, pero decidió darle la base por bolas a Trump, eludiendo enfrentarse al cuarto bat estadounidense.

Y la tribuna calló. Todavía no está muy lejos en la memoria, cuando el entonces Presidente de México, Enrique Peña Nieto, lanzó un mensaje pidiendo a Trump que dejara de apuntar a México cuando tenía conflictos con los demócratas. Claro que Peña lo hizo forzado por el clamor popular.

Pero en esta ocasión López Obrador le preguntó a sus simpatizantes que si le contestaba a Trump y le dijeron que no. Cómo cambian los tiempos.

Ya para cerrar la semana, AMLO comparó a los pobres con animalitos a los que hay que darles de comer, para estas alturas el brazo del Presidente ya se le había cansado, pero cerró con un pitcheo envalentonado para afirmar que el avión presidencial ya está en venta en California, un lanzamiento que no falla ante la tribuna.

El pitcher está sintiendo la lumbre y esto ya dejó de ser un partido de beisbol plácido.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.