• Regístrate
Estás leyendo: Sobreexposición
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 03:30 Hoy

La prueba del ácido

Sobreexposición

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

Ya empezaron las vacaciones y las primeras recomendaciones que emiten las autoridades es la de evitar la sobreexposición al sol, por aquello de las quemaduras en la piel. Aunque allá por el rumbo del Palacio Nacional no le hacen mucho caso al consejo, y ya resultaron quemados.

Muchos dirán que por fin un Presidente da la cara y se abre en un ejercicio de transparencia, sí, es la primera vez que un presidente sale todas las mañanas a hablar con los medios de comunicación, pero creo que también se debe valorar la calidad de la información.

Y así lo juzgó el periodista Jorge Ramos, de Univisión, al realizar un ejercicio de cómo debe ser la conferencia de prensa mañanera que ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ramos lo único que hizo fue cuestionar al Presidente, lo que prendió la ira en las redes sociales de los simpatizantes de López Obrador, acusándolo de vendido. Al igual que el Presidente acusa a un medio de que nunca cuestionó a los presidentes neoliberales, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, algo totalmente falso.

La sabiduría popular considera que los políticos mienten y cuando nace este ejercicio democrático desde la voluntad del Presidente como la conferencia de prensa diaria, pues de perdida que se atenga estrictamente a la verdad. La gente no quiere más mentiras.

Señalar a la prensa fifí no abona al Presidente, deja ver su lado autoritario. Ramos le reclamó que no puede pedir que el periódico Reforma informe las fuentes por las que obtuvo la carta que AMLO envió al gobierno español para pedir una disculpa por la Conquista y el presidente se confunde cuando pide transparencia a un medio de comunicación. Eso es un atentado contra la libertad de expresión.

¿O solo se apoya la libertad de expresión cuando los periodistas violentados en sus derechos son afines a su corriente de pensamiento? ¿y cuando son opositores, son fifís?

Bastante peligroso es ser periodista hoy en México, como para que desde el poder López Obrador cuestione la labor de los medios de comunicación. Él exige derecho de réplica y creo que se le da todo el espacio desde que se inventó las conferencias mañaneras.

Ahí están representados todos los medios y le publican sus declaraciones, ¿eso no es tener una réplica en esas publicaciones?

Mención aparte tienen que llevarse los supuestos periodistas que se dan cita cada mañana para elogiar al Presidente y para realizar las preguntas a modo que tanto le gustan a López Obrador.

Apenas van cuatro meses y medio de conferencias mañaneras y la figura presidencial comienza a estar muy sobada.

¿Aguantará la mañanera los cinco años y medio que faltan?

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.