• Regístrate
Estás leyendo: Cuestión de sintonía
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 20:22 Hoy

La prueba del ácido

Cuestión de sintonía

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

Encontrar sintonía en un grupo de trabajo es complicado, porque hay personas con diferentes concepciones de cómo lograr los objetivos establecidos.

Más difícil es hallar sintonía cuando se convoca a dos entidades para lograr algo, entiéndase esto como dos niveles de gobierno, estatal y federal, y más todavía cuando son de dos ideologías tan distintas como los panistas y de Morena.

Pues se encontraron en León, el viernes pasado, en la deportiva del estado, Enrique Fernández Martínez, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

El Presidente y el Gobernador mostraron una buena sintonía, hasta camaradería y López Obrador afirmó, desde el estrado, que Diego la había librado, luego de los episodios en los que varios gobernadores han sido abucheados por los simpatizantes de Morena en diversos estados.

Y la sintonía la están mostrando en la colaboración para ejecutar el operativo Golpe de Timón en la comunidad de Santa Rosa de Lima, en el municipio de Villagrán y áreas circunvecinas en busca del líder del grupo criminal que opera en la zona.

Bien por la decisión de trabajar unidos por un fin como es la seguridad de los guanajuatenses. La inseguridad está más allá de ideologías. La seguridad es cosa de todos los niveles de gobierno y todos los gobernantes.

Están condenados a entenderse para responderle a los guanajuatenses y a los mexicanos, como ya habíamos comentado en otra columna.

Pero ¿qué pasa cuando la sintonía no alcanza y los esfuerzos en conjunto resultan insuficientes o no tienen los resultados esperados en el corto plazo?

En una primera impresión, el operativo Golpe de Timón que llevaron a cabo Marina, Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, Policía Federal y el Ejército, de forma conjunta, se vio como un golpe de efecto entre la gente.

Hizo pensar con optimismo sobre la lucha contra las bandas dedicadas al robo de hidrocarburos en el estado de Guanajuato, mismas que tienen que ver con un alto porcentaje de homicidios en la entidad.

Sin embargo, la violencia se recrudeció y para muestra está el ataque a un bar en Salamanca donde murieron 15 personas este fin de semana, aparte de las ejecuciones diarias en varios municipios.

La persecución de estos grupos criminales no es cosa de una semana de buenas intenciones, eso se entiende, y corresponde a las autoridades hacer un doble esfuerzo para hacer sentir el peso del Estado.

La sintonía ya está, ya la consiguieron, ahora es momento de demostrar la capacidad de los gobernantes y las instituciones para llevar ante la justicia a los responsables de la inseguridad en Guanajuato. No hay otra alternativa.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.