• Regístrate
Estás leyendo: Contra las cuerdas
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 02:27 Hoy

La prueba del ácido

Contra las cuerdas

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

Guanajuato le apostó durísimo a la atracción de empresas en los últimos sexenios y se lograron los objetivos planteados.

Volkswagen, Ford, Honda, Toyota, Oshkosh, Pirelli, Michelin, entre otras grandes empresas arribaron al estado con todas las facilidades para su instalación. Los incentivos vinieron del gobierno estatal y contó con el apoyo de las últimas dos administraciones federales, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Los anuncios del establecimiento de esas empresas se hicieron con bombo y platillo en los gobiernos de Juan Manuel Oliva y de Miguel Márquez. Estas dos últimas administraciones rebasaron por un amplio margen sus previsiones sobre el monto a captar de inversión extranjera.

Ahora para el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo quedaba la duda de si iba a poder atraer empresas de esas dimensiones, o si bien ese impulso se enfocaría en captar a fábricas proveedoras de las grandes armadoras. De menor envergadura, pero de gran importancia económica para el estado.

Las cifras económicas de Guanajuato superaron la media nacional; el estado crecía más que la economía del país. Se colocó por encima del 4 por ciento en 2017, según números del INEGI.

Pintaban bien las cosas, pero no hay historias felices sin tropiezos en el camino, y aparecieron los obstáculos en 2019. Factores externos provenientes del gobierno del presidente entrante, Andrés Manuel López Obrador.

El cierre del ducto Salamanca-León trajo un desabasto severo de gasolina al estado de Guanajuato. La distribución del combustible disminuyó en enero y metió en graves problemas a la industria en el estado. Las pérdidas se acumularon a través de un mes. Al parecer ya está restableciéndose.

Un mes de dejar de percibir ganancias o bien reducirlas impacta en los empleos. La medida del gobierno de López Obrador tiene un fin necesario, acabar con el huachicol, o robo de combustible, pero la implementación fue muy ruda para el ciudadano.

A esto se juntaron los cierres de las vías del tren por parte de maestros de la CNTE, con lo que afectaron a las empresas asentadas en Guanajuato. Digámoslo en términos boxísticos, pusieron a la industria contra las cuerdas.

Esto inyecta incertidumbre en la economía del estado. Lo saben los empresarios que están aquí y los consejos directivos de las empresas extranjeras que planeaban establecerse en Guanajuato.

El enfoque ahora no es ampliar el número de empresas extranjeras en los parques industriales guanajuatenses, lo que se busca en este momento es crear las condiciones para mantenerlas en suelo estatal.

El gobierno federal está tomando decisiones para cambiar inercias de tajo y en ellas está afectando al sector empresarial. Urge conservar la planta industrial y ofrecerles certeza.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.