• Regístrate
Estás leyendo: Ni Televisa ni Tv Azteca: Fox
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 22:32 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Ni Televisa ni Tv Azteca: Fox

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo no estoy tan seguro de que la solución para los grandes problemas de la televisión sean todos los cambios que están planteando Televisa y Tv Azteca.

Basta con hacer lo que se tiene que hacer y, en caso de que se haya cometido algún error, tener la humildad de corregir. Para muestra basta un botón: Fox.

El año pasado, esta poderosísima casa productora global lanzó al mercado una serie titulada Wayward Pines.

La verdad, a pesar de la producción de M. Night Shyamalan, director de la película El sexto sentido y de estrellas como Matt Dillon (Crash), era bastante mala.

¿Por qué? Por soberbia y aquí se lo dije. Acuérdese.

Estos señores, como muchos que conozco por aquí, se sintieron tan vanguardistas, tan superiores y tan sofisticados, que se les olvidó que estaban trabajando para un público.

Resultado: una serie insufrible que en lugar de ser de enigmas, pecaba de arrogante.

Por si esto no fuera lo suficientemente terrible, como que hubo demasiados problemas de producción y al final el nivel de alucinación que alcanzó este concepto fue tan, pero tan grande, que la historia cerró no como en serie, como en miniserie.

¿A qué me refiero con esto? A que si jamás se hubiera hecho una temporada dos, no hubiera habido ningún problema.

¿Cuál es la nota? ¿Qué tiene que ver esto con Televisa, con Tv Azteca y con los cambios?

Que tal y como se lo dije en mi programa de televisión, los ejecutivos de Fox fueron tan sabios que en lugar de desechar este proyecto, lo retomaron.

Pero en lugar de retomarlo a partir de la temporada uno, como que volvieron a empezar, con la misma historia, pero con otros protagonistas.

Ahora sí todo quedó clarísimo, la propuesta se convirtió en algo mucho muy espectacular, emocionante, inteligente, y quienes amamos las series de enigmas, fantasía y ciencia ficción quedamos más que satisfechos.

La temporada dos de Wayward Pines es maravillosa, una obligación y esta noche, en punto de las 22 horas, se va a transmitir su final por el canal Fox.

Todavía no sabemos si solo va a ser la conclusión de esta temporada o un final definitivo, pero lo vamos a ver a unas cuantas horas de su transmisión en Estados Unidos y va a ser un acontecimiento por todo lo que nos va a ofrecer.

Wayward Pines pasó de ser una porquería a elevarse al rango de una joya. ¿Se da cuenta de la gran lección de televisión que hay detrás de esto?

Si Fox pudo corregir algo tan caro, ¿por qué no podrían hacer algo similar Televisa y Tv Azteca con sus formatos, producciones y títulos específicos?

La clave la acaba de confirmar la casa productora de clásicos como Los Simpson.

Hay que ser humilde, hay que trabajar por y para la gente, escuchar a las audiencias no al ego de los directivos, atender al público no a la vanidad de los productores, los periodistas y las estrellas. ¿Es tan difícil de comprender?

Si muchos de los empresarios, ejecutivos, creativos y talentos de nuestra industria tuvieran esta sencillez, otro gallo nos cantaría.

En el remoto caso de que usted jamás haya visto Wayward Pines, ¿de qué trata? ¿Por qué es tan importante?

Se lo voy a decir, pero sin venderle trama para no arruinarle la experiencia de irse sorprendiendo con esta gran pieza.

Wayward Pines es un ejercicio de ficción que juega con nuestra capacidad de asombro al ir y venir por el tiempo y el espacio, pero de una manera increíblemente violenta, mientras nos va contando la historia de los habitantes de un pueblo muy peculiar y de un señor recién llegado.

Y es que, para acabarla de amolar, estos hombres y estos mujeres se enfrentan a una amenaza que pone en riesgo su supervivencia, al ataque de una criaturas como jamás se han visto otras en la historia de la tv.

Es importante, porque, por un lado, es algo así como un compendio de algunos de los más grandes clásicos de la literatura universal como Edipo Rey, En busca del tiempo perdido y Rebelión en la granja.

Y, por el otro, porque está llena de cuestionamientos éticos, morales y científicos sobre algunos de los grandes temas de la actualidad como nuestra obsesión por lo perfecto, el odio a lo diferente y el derecho a decidir quién vive y quién muere bajo determinadas circunstancias.

La segunda temporada de Wayward Pines es fundamental, porque, tal y como nos queda claro ahí, nadie sabe para quién trabaja y el pasado siempre nos persigue.

Luche por ver el capítulo de esta noche. Tengo la impresión de que le va a gustar tanto que, si jamás ha sintonizado este título, se va a lanzar a verlo completo a través de diferentes OTTs como Fox Play.

Para que vea que los errores siempre se pueden corregir. Para que me ayude a sensibilizar a empresas como Televisa y a Tv Azteca sobre esto que sería mucho más efectivo y rápido que ejecutar todos los cambios que están planteando. ¿O usted qué opina?

La propuesta se convirtió en algo espectacular.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.