• Regístrate
Estás leyendo: Netflix y el odio
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 14:11 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Netflix y el odio

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo no sé si usted vaya a leer esto hoy jueves 29 de diciembre o si llegará a sus manos a mediados de enero, pero me encantaría que lo recibiera.

¿Por qué? Porque quiero que sea mi regalo de Año Nuevo para usted que, como yo, ama la televisión y está dispuesto a luchar contra todo y contra todos por sacar adelante 2017.

Se trata de una producción original de Netflix que, por haberse estrenado en plenas fiestas decembrinas, ha sido muy poco atendida por la opinión pública nacional e internacional.

Pero es una joya tan grande como Stranger Things, The Crown y House of Cards.

Se llama The OA, dura escasos ocho capítulos y es lo más potente que nuestra alma puede recibir en estos momentos de tanto odio, de tanta desesperación e incertidumbre.

Es una serie de acción, de mucha acción, pero también es una alucinante historia de amor, de muchísimo amor, y de enigmas, de toneladas de enigmas.

Y nos tiene al borde del asiento, y nos tiene participando, y nos tiene soñando y nos tiene conmovidos, y nos tiene enamorados.

Me da miedo tratar de decirle de qué trata, porque no quiero arruinarle la experiencia de irla descubriendo minuto a minuto.

Por favor, no haga caso de lo que dicen las sinopsis de Netflix ni lo que algunos compañeros reporteros, con la mejor buena intención, han reproducido de los boletines de prensa de ese gran sistema de distribución de contenidos en línea.

The OA comienza pareciendo una cosa, a los pocos minutos se transforma en otra, y luego en otra, en otra, en otra.

Es fabulosa, lo que los ejecutivos de Netflix tanto han trabajado: una nueva narrativa diseñada específicamente para esta clase de plataformas y que jamás podría ser reproducida, con los mismos resultados, en la televisión abierta o de paga.

Sí, yo sé que la nota es que uno de los productores de este concepto es Brad Pitt y que, para nuestro mercado, cuenta con la participación de la gran actriz española Paz Vega (La hermandad).

Pero la verdad es que esto es muy superior, porque nos remite a muchas cosas hermosas y las proyecta hacia lugares que jamás imaginamos.

¿Qué cosas hermosas? Algo tan despreciado por la televisión tradicional como la narración oral. Dicho en otras palabras, que llegue alguien y nos cuente un cuento.

Esto ni siquiera se propone en televisión abierta o de paga, porque a las buenas conciencias se les hace anticuado, aburrido, radiofónico.

Bueno, ¿pues qué cree?, la esencia de esta obra de la más moderna plataforma de entretenimiento del mundo es ésa, que aparezca alguien y nos cuente un cuento.

¡Me quiero morir de la emoción! ¡Qué lección tan más grande de humildad! ¡Qué manera tan más bella de acercar a las nuevas generaciones a algo que creíamos olvidado así, a gran escala!

Y no le he dicho nada, porque si le rascamos a The OA vamos a encontrar referencias lo mismo a La bella durmiente que a The X Files pasando por Heroes, John Doe, Misfits, La gente del mañana, Camino al cielo, Alphas, Tocado por un ángel, Sense8 y más, mucho más.

Es la serie que millones de personas se quedaron esperando después de Revenge, pero perfeccionada al nivel de una Lost y mezclando temas ancestrales como la vida después de la muerte con conflictos de hoy como la epidemia de odio que estamos padeciendo en todo el mundo.

Ojo, sin dejar de ser entretenimiento puro, The OA es una experiencia muy profunda y global.

Vamos de Estados Unidos a Rusia y de Cuba a Saturno tratando de entender qué pasa con esos personajes marginados de la sociedad y qué sucede con instancias como el FBI cuando se trata de resolver o de impedir que se resuelvan ciertas cuestiones.

¿Hasta dónde puede llegar la ciencia en sus experimentos sin atentar contra los derechos humanos?

¿Hasta dónde puede ser capaz de llegar un adolescente tratando de sobrevivir en un contexto de redes sociales y de abandono familiar?

No le voy a decir nada, pero cuando usted llegue a los últimos 10 minutos del capítulo ocho, no va a poder parar de gritar.

¿Qué somos los seres humanos? ¿Qué es lo que estamos viviendo? ¿Sí está pasando lo que creemos que está pasando o no?

Ni caso tiene que nos detengamos en celebrar al reparto, a los escritores, a los directores de todas las áreas involucradas en la realización de esta maravilla ni en aplaudir sus valores de producción.

A pesar de su título tan extraño (cuando vea la serie lo entenderá), The OA es grande y cuando usted la mire, se la va a pasar muy bien. Le prometo que va a ser feliz.

Acépteme este humilde regalo de Año Nuevo y goce en orden de los ocho capítulos completos de The OA en Netflix.

Ahí están las claves de muchas cosas que vamos a ver en 2017, pero no nada más en la televisión, en el mundo entero, en nuestra vida cotidiana.

Y lo más bonito es que ahí también están las soluciones. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.