• Regístrate
Estás leyendo: López-Dóriga y los cambios
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 16:15 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

López-Dóriga y los cambios

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Estoy en shock por el final de la segunda temporada del programa Si me dicen no vengo de ForoTv, que se transmitió la noche del jueves pasado. Primero, porque fue una segunda temporada que debió de haber acabado en julio del año pasado y que de tan exitosa se prolongó... ¡seis meses más!

Segundo, porque este muy austero programa de ese canal de nicho conseguía reacciones, sobre todo en las redes sociales, que ya las quisieran las mejores producciones de las más poderosas frecuencias abiertas de México.

Tercero, porque Joaquín López-Dóriga hizo historia con esta emisión. ¿Cuántos otros periodistas mexicanos de su edad estrenan shows de televisión y triunfan? ¿Cuántos otros hombres de su generación mueven notas, mueven fuentes, mueven redes y dan resultados con esa maestría? ¿Cuántos?

Y cuarto, porque yo no sé qué va a ser de ForoTv sin este concepto. Se va a venir abajo. ¿Cómo van a sostener sus números? ¿Cómo van a vender hoy que la competencia está tan dura? Obviamente me siento muy satisfecho como crítico y como espectador por todo lo que ahí se logró, pero al mismo tiempo me siento preocupado, desconcertado. ¿Quién se va a quedar con las cifras de López-Dóriga? ¿Quién más va a abordar así las notas del momento? ¿Qué otro programa nos va a hacer participar con esa libertad, con esa pasión, con esa valentía? Y, lo mejor (o lo peor) de todo, ¿cuándo veremos la tercera temporada? Nadie dice nada. ¡Así no se puede planear! ¿O usted qué opina?

Imperdible

Si yo pudiera, lo obligaría a sentarse frente a la tele esta noche, en punto de las 22:00, para que viera el estreno de Brexit por HBO. No solo se trata de una grandiosa película dirigida por Toby Haynes, el responsable de algunos de los mejores episodios de Black Mirror, Utopia y Doctor Who. No solo se trata de un filme protagonizado por el gran Benedict Cumberbatch (Sherlock, El código enigma, Doctor Stange) en una de las mejores actuaciones-transformaciones de su vida.

Esta es la cinta que todos tenemos que ver para entender lo que está pasando, por qué la gente vota por quién vota, por qué tenemos el mundo que tenemos, por qué estamos tan divididos, tan polarizados, tan llenos de odio. Es una obligación no solo para los que amamos el espectáculo, es material de estudio para todos los que estamos aquí, vivos, padeciendo la realidad de 2019. Como su nombre lo indica, este es, en una primera lectura, un filme sobre cómo fue que se dio lo que hoy conocemos como brexit. Pero en una segunda, es algo más, una cátedra de manipulación, una advertencia sobre el impacto de la tecnología en el destino de la humanidad, el pequeño gran Hamlet del siglo XXI. Brexit es un proyecto de la televisión pública de Reino Unido que, gracias a la participación de BBC, ha llegado a esta parte del mundo bajo el sello HBO. Se trata de algo muy importante, de una experiencia que de seguro recibirá cualquier cantidad de premios. Yo no lo puedo obligar a ver nada, pero si pudiera, lo obligaría a ver esto para que abriera los ojos, para que se quedara con la boca abierta, para que se fuera de espaldas. Luche por ver Brexit esta noche a las 22:00 por HBO. Le va a encantar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.