• Regístrate
Estás leyendo: El final de ‘La Guzmán’
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 13:16 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

El final de ‘La Guzmán’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo no sé si usted lo sepa, pero La Guzmán, la bioserie de Alejandra Guzmán que se transmite de lunes a viernes a las 21:30 por Imagen Televisión, es un exitazo.

Obviamente no tiene los números de Televisa porque Imagen es muy nueva en el mercado, pero si hiciéramos una tabla de equivalencias considerando factores como posicionamiento, experiencia y relación costo-beneficio, La Guzmán le metería un susto a cualquiera de los tres primeros lugares nacionales. Es un acontecimiento que deja tan buenos números que producciones como Imagen noticias con Ciro Gómez-Leyva, que iban bastante bien, ahora van requetebién.

¿Cuál es la nota? Que mañana jueves se va a transmitir el capítulo final de esta producción y yo tendría que ser el peor periodista de México para no anunciarle esto con el mismo entusiasmo con el que mis compañeros de la fuente de espectáculos y yo le hablamos de los desenlaces de las producciones de Las Estrellas.

Imagen Televisión y La Guzmán merecen respeto y más porque, insisto, consiguieron resultados fabulosos.

A la primera que quiero felicitar aquí es a Alejandra Guzmán porque se necesita mucho valor para compartir las intimidades que se compartieron en esta obra que, por cierto, se va a comenzar a transmitir a nivel panregional a partir del 22 de abril en TNT.

Yo sé que es un lugar común decir que una estrella desnuda su alma cada vez que se presta para esta clase de ejercicios dramáticos, pero Alejandra en verdad desnudó su alma para retratarse como una mujer que ha triunfado, sí, pero que también ha fracasado y mucho.

Y no lo digo solo por lo de las drogas. Eso ya lo había hecho Lupita D’Alessio. Lo digo por lo de las nalgas.

¿Cuándo había visto usted que una luminaria hiciera a un lado su vanidad para compartirle a las audiencias algo tan penoso como el arrebato de ignorancia que la llevó a inyectarse porquería y media para levantarse las nalgas?

Eso lo hubiera omitido cualquier figura pública que se hubiera metido en esto de las bioseries, desde el mismísimo Juan Gabriel, que fue pionero en esta clase de cuestiones, hasta los herederos de Selena, Celia Cruz y Joan Sebastian.

Alejandra, no. Ella fue a dar el todo por el todo con estas revelaciones y el resultado ha sido precioso.

¿Por qué? ¿Qué tiene de precioso hablar de nalgas?

El resultado de esto ha sido precioso porque la gente que ha mirado, como yo, La Guzmán no solo se ha enterado de muy buenos chismes, no solo se ha divertido, ha aprendido cosas, ha recibido lecciones.

Esto coloca tanto a Alejandra Guzmán como al canal Imagen Televisión en una posición estratégica en términos de responsabilidad social y de difusión de valores. ¡Bravo! Sí, yo sé que esto no es Game of Thrones, pero jamás pretendió serlo.

Así, como una bioserie diseñada con los presupuestos de hoy para una ventana tan castigada como la de la televisión abierta privada nacional, este trabajo es magnífico.

Y es magnífico, entre otras cosas, por las estupendas actuaciones de Majida Issa, Carmen Madrid, Carlos Aragón, Erick Elías, Esteban Soberanes y muchas otras figuras más. Por favor, no se vaya a perder el final de esto mañana a las 21:30 por Imagen Televisión. Le va a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.