• Regístrate
Estás leyendo: Crítica a México de Pie
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 21:38 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a México de Pie

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

La gran noticia de hoy, en materia de televisión, es el éxito de México de Pie.

¿Por qué? Porque lo que usted, miles de personas y yo vimos del viernes al domingo no fue un Teletón como los de toda la vida, fue algo completamente diferente.

¿Y? Que si no hubiera sido diferente, si no se hubieran hecho los cambios que se hicieron, lo más probable es que no se hubiera llegado a la meta.

¿Ahora entiende la importancia de lo que sucedió ahí?

Pero, a ver. ¿Diferente? ¿Qué tuvo de diferente este Teletón si en la tele pasaron muchas cosas que ya habíamos visto?

Tuvo de diferente que México de Pie no se hizo solo en la televisión o en la radio, se hizo en las calles, en las plazas, en las playas, en los mercados, en los estadios, en los monumentos y en las redes sociales.

Fundación Teletón nos entregó su evento y el resultado fue la fiesta de responsabilidad social más grande de todos los tiempos.

Y digo fiesta, porque no solo nos concretamos a donar. No. Nos la pasamos cantando, bailando, comiendo, corriendo, haciendo yoga, paseando en moto, moviéndole a la bici, desfilando en silla de ruedas y escuchando mariachis.

Por favor, por un momento deténgase a pensar en esto: mientras una niña estaba bailando flamenco en un punto del país había una familia posando para una foto en otro, un señor bailando country en el norte, una muchacha bailando jarana en el sur.

¡Fue mágico! Fueron horas y horas donde los padres de familia reportamos para Google, donde los charros hicieron de las suyas, donde los jóvenes fueron a donar sangre. ¡Donde todos hicimos algo!

Y ni hablemos de la parte donde nos hermanamos con Estados Unidos, de todo lo que tuvo que ver con los terremotos o de los nuevos acercamientos con las audiencias infantiles y juveniles, porque entonces sí no vamos a acabar nunca.

México de Pie fue un antes y un después en la historia de Teletón, un antes y un después en la historia de la responsabilidad social en toda Norteamérica.

Yo nada más le recuerdo que veníamos de otras ediciones de Teletón bastante desesperadas, de momentos donde se llegó a hablar de reducir el número de servicios o de cerrar instalaciones.

Veníamos de muchos problemas con los repartos, con el tono, con la manera de presentar algunos casos y, lo más duro, con la parte de los medios.

La comunicación de 2018 no tiene nada que ver con la de 1997. Hoy la gente duda, cuestiona, confronta y lo más maravilloso de todo, participa.

Ya no estamos en los tiempos en los que todos los mexicanos veíamos a la misma conductora llorar y donábamos.

Ahora unos están viendo una cosa. Otros, otra. Los de allá se quieren reír. Los de acá se quieren ejercitar.

Y en medio, todos queremos hacer algo.

La realidad se ha convertido en una suerte de inmenso videojuego, Fundación Teletón lo entendió y nos puso a jugar.

Pero no a lo tonto, nos puso a jugar con muchas causas en muchos estilos, en muchos lugares.

Seguramente usted, como yo, se dio cuenta: mientras que en Las Estrellas veíamos una cosa, en muchos momentos en YouTube estaban pasando otra.

Y en Twitter se movían otras, y en Facebook otras más. Y lo más hermoso era lo que sucedía en Jalisco, Coahuila, Michoacán, Chiapas, Guerrero, Guanajuato y en cientos de espacios más.

Cada loco con su tema, pero, a final de cuentas, cada loco con su Teletón.

Yo amé esta edición, porque en lugar de ver historias de sufrimiento, encontré historias que me inspiraron.

Desde la de las chavitas que se inventaron unos letreros para curarle el alma a la gente que estaba ayudando en las ruinas del temblor, hasta la de la mujer que desarrolló algo prodigioso para mover su silla de ruedas a través de una app.

Desde la del cantante que fue encontrado en una caja de zapatos en medio de la guerra, hasta la del señor que está triunfando como basquetbolista en silla de ruedas.

¡Y conocí muchos talentos jóvenes! Descubrí conductores, reporteros, cantantes, bailarines, atletas, taxistas. De todo más allá del magnífico y kilométrico trabajo en vivo de cientos de personas.

Hacer comunicación profesional es más complicado de lo que parece. Imagínese, por favor, lo que tuvieron que manejar todos los colaboradores de todas las áreas de México de Pie.

Desde los que fueron y propusieron lo de “La bamba” en Veracruz, hasta los que pusieron cada uno de los micrófonos pasando por productores, realizadores, músicos, escritores, coordinadores, asistentes, iluminadores, choferes, maquillistas, camarógrafos, conductores.

México de Pie, el evento mediático, fue una locura. No cualquiera echa a andar un carro de ese tamaño. No cualquier lo echa a andar y lo lleva a su destino.

Felicidades a todos los que hicieron posible este milagro, pero especialmente a usted, que se puso de pie por tantos niños, por tantas personas, por tantas causas.

¡Así se hace! ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.