• Regístrate
Estás leyendo: El racista padre del ADN
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 11:13 Hoy

Fusilerías

El racista padre del ADN

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Tiene 90 años. Ganó el Premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos sobre el ADN y la estructura molecular de los ácidos nucleicos junto con Francis Crick. Desentrañó los secretos de la vida a los 25 años. Es considerado el padre de la doble hélice y encabezó toda una vida, in situ y después de forma honoraria, el prestigiado laboratorio Cold Spring Harbor. Se llama James Dewey Watson (Chicago, 1928) y ha sido repudiado por sus discípulos, quienes le han retirado títulos honorarios.

¿Qué pasó? El 2 de enero reciente el canal PBS, con base en Arlington, difundió en su espacio American Masters un documental titulado “Decoding Watson”, en el que el científico dice que en promedio los negros son menos inteligentes que los blancos debido a causas genéticas, afirmación que ya había lanzado en 2007, cuando dijo al Sunday Times que la idea de la igualdad de razón compartida por todos los grupos raciales ha demostrado ser una decepción.

El escándalo y las críticas a Watson le implicaron un golpe financiero que siete años después lo llevó a vender su medalla Nobel, si bien se sabe que le fue devuelta. Entonces se desdijo, pero su reputación comenzó a declinar hasta su nueva explosiva aparición comenzando este año, desatando una nueva tormenta que condujo a Bruce Stillman, nuevo titular de Cold Spring Harbor, a declarar que los dichos del Padre del ADN son reprobables, infundados, imprudentes, sin evidencia científica y no representan la opinión de patrocinadores, maestros ni alumnos del laboratorio de biología cuantitativa.

El documental acompaña la entrevista con una semblanza del polémico científico, quien se dice la persona más cumplida sobre la Tierra, brillante, rápida. Un joven que puede ser su nieto le pregunta si aún se considera un científico y no duda en responder que sí: “I am the top dog”.

Habiendo eludido en el pasado la lluvia de reproches por sus provocadoras opiniones sobre las mujeres y África, el hombre ha reincidido esta vez atribuyendo un menor coeficiente intelectual a la raza negra por causas genéticas, lo que ya no da lugar a una malinterpretación de la prensa o sus colegas, pues la claridad de su dicho, del audio y del video es irreprochable.

Que la ciencia no convalide estas afirmaciones, así sean de un premio Nobel, nos lleva al terreno de la ideología. Se puede alegar que acaso la avanzada edad del científico sea la causa de sus dardos de intolerancia racial, blanco y de ojo azul él, pero hay que recordar que existen antecedentes de ecos de discriminación en sus apariciones públicas desde los años 90.

En su libro Sapiens (Harper-Perennial, 2015), Yuval Noah Harari nos recuerda que el Homo erectus vivió cerca de dos millones de años y es la especie humana más duradera, tramo que luce imposible para los hombres actuales, empeñados en aniquilarse entre ellos.


@acvilleda





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.