• Regístrate
Estás leyendo: Cien días: el factor Sheinbaum
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 01:10 Hoy

Fusilerías

Cien días: el factor Sheinbaum

Alfredo C. Villeda

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Sobre la tradición política que hace un corte de caja a los 100 días de gestión de un gobernante, solo exhibiendo la proclividad de las mayorías al sistema decimal, valga rescatar un dato nada desdeñable entre las numeralias que se desprenden del arranque formal de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador.

Antes resulta razonable, sin embargo, ponderar que el mandatario ha sido enfático en que es perseverante, necio, obcecado dirán algunos, y linda en lo imposible esperar que en algún momento se mueva de sus certezas, como pasó con su empeño en cancelar las obras del nuevo aeropuerto en Texcoco o en levantar una termoeléctrica en Huexca, Morelos, para lo que echó mano de su sistema infalible: una consulta.

Con ajustes menores también ha eliminado lo que llama intermediarismo de la sociedad civil, que en su lógica equivale a corrupción, en cuanto a las estancias infantiles y los refugios para mujeres víctimas de violencia. Si con el tema aeroportuario se le vino encima una parte de la élite empresarial, con reflejo en las perspectivas de las calificadoras internacionales, con los otros dos casos hasta varias organizaciones aliadas montaron en cólera por la generalización, que siempre salpica todo.

Pero he ahí, querido lector, que hay una excepción en esta tenacidad, si no quiere llamarla necedad presidencial, y no es su fingido reconocimiento de un error en el nuevo plan educativo, que dejó sin autonomía a las universidades, pifia no reparada a la fecha pese a la promesa correspondiente. No, no es ese el episodio que rompe la regla.

La única corrección, acaso por eso más significativa, ha sido echar abajo el proyecto para construir departamentos de lujo en terrenos militares de Santa Fe, en el poniente de la capital y por tanto materia también de la autoridad local, con el objetivo de financiar la Guardia Nacional, cuerpo este con el que también ya se salió con la suya.

Fue la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien desde el primer momento puso peros al proyecto por tráfico, dotación de servicios y cuidado ambiental de la zona, a contracorriente de la opinión de los aplaudidores de siempre. Se dio marcha atrás y queda claro a quién sí escucha el Presidente.

@acvilleda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.