• Regístrate
Estás leyendo: Evaluación de políticas
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 17:34 Hoy

Apuntes pedagógicos

Evaluación de políticas

Alfonso Torres Hernández

Publicidad
Publicidad

Una de las cuestiones ausentes en la política educativa en México es la referida a la evaluación de políticas. Generalmente se analiza y discute en diferentes círculos el diseño y su implementación, pero se deja escaso margen para la evaluación. En el marco de construcción de una nueva política educativa (o replanteamiento de las anteriores) es conveniente tener presente algunas ideas, sobre la necesidad de evaluar, con la finalidad de transitar hacia mejoras educativas y de contribuir a la generación de una cultura de evaluación que apoye el diseño y ejecución de políticas para fortalecer el desarrollo institucional.

La evaluación de políticas públicas se constituye entonces, en una exigencia y campo de lucha donde se despliegan diversas posturas, posicionamientos, concepciones y prospectivas sobre cómo el conocimiento, en este caso el educativo, se articula con las prácticas y necesidades sociales. Por otra parte, la evaluación de políticas es un medio para invitar al debate público y generar aprendizajes colectivos sobre las iniciativas y estrategias planteadas por el gobierno en turno, además de que promueve la participación ciudadana.

La evaluación enfrenta algunos desafíos. Recupero los planteados por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). En primer lugar, las políticas son construcciones sociales producto de procesos orientados a la superación de situaciones públicamente relevantes frente a las que diversos agentes despliegan estrategias respaldadas por recursos de poder en arenas de colaboración y negociación, con permanentes tensiones y conflictos. Son realidades dinámicas cuyas contenidos, ejecución, resultados e impactos dependen de condiciones institucionales, de la incidencia del contexto y de las capacidades políticas, técnicas y de gestión de los actores involucrados. Un segundo desafío es la consecuencia de la necesidad de proceder a recortar la realidad, delimitando el ámbito considerado. Las políticas no impactan la realidad aisladamente, sino que conforman conjuntos de gran diversidad de políticas que se expresan en intervenciones o acciones con propósitos muy específicos, dirigidos a destinatarios o receptores varios y que afectan de manera diferencial y localizada, sus esperas de acción, condiciones de vida, recursos y oportunidades. Un tercer desafío es que la evaluación no ha generado un lenguaje ni un cuerpo teórico de aceptación unánime, ya que se ha consolidado recurriendo a diferentes concepciones sobre las decisiones y procesos políticos. Cuarto, las políticas integran redes con relaciones complejas de ordenamiento y complementariedad que dan lugar a cuestiones muy relevantes referidas a la coherencia de orientaciones y contenidos, y de coordinación a lo largo de sus ciclos de vida (CAF, 2016).

En razón a lo anterior, emerge la importancia y conveniencia de evaluar regularmente las políticas educativas implementadas por el de gobierno, con el propósito de conocer si están o no cumpliendo con los objetivos que justifican su existencia y los recursos públicos que se destinan a ellas. Las notas periodísticas de los días recientes, evidencias la existencia de serias irregularidades en el ejercicio presupuestal e intenciones de las acciones emprendidas.

Hoy en día, la evaluación de políticas públicas en educación es un imperativo, para encaminar los esfuerzos a la construcción y puesta en operación de nuevas políticas y de enfoques de actuación innovadores para ofrecer respuestas cada vez más claras y precisas a las demandas de una economía y una sociedad más diversificadas y competitivas (Ramos, et. al. 2011). El gobierno actual entonces, debe asumir la práctica de la evaluación como parte de su agenda y como un dispositivo para valorar el desempeño gubernamental en sus diversas facetas y ámbitos de aplicación de política. Si bien es cierto, que se han emprendido estrategias de “consulta” para reconocer lo que los distintos actores “proponen” para mejorar la situación educativa, también es cierto que no ha habido ejercicios serios y sistemáticos que expresen con mayor certeza las líneas de lo que se tiene que mejorar, con razones y valoraciones integrales.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.