• Regístrate
Estás leyendo: En el ojo del delegado
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 13:01 Hoy

El otro enfoque

En el ojo del delegado

Alfonso Machuca

Publicidad
Publicidad

1.- Si hay desorden, hay problemas

Para el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Tovar, la capital es un ejemplo de anarquía. No sólo hay desorden en el tema de sillas y mesas, sino también en construcciones, fachadas y comercios.

El funcionario federal exhibe que se trata de un vergonzoso desconocimiento por parte de las autoridades, en especial del Presidente de la Comisión de Ordenamiento Ecológico y Territorial, el priista Adrián Camacho, de quien dice, pasó de noche cuando fue diputado, aunque sabe defender muy bien los intereses económicos que representa.

Y es que, desde el punto de vista de Tovar, Guanajuato tiene "desorden por doquier". Por ejemplo. "Se aprecia(n) toldos, estructuras metálicas en techos, pérdida visual, más del 50 por ciento de las fachadas de las casas sin aplanado ni pintura.

"Transporte público deficiente, invasión de restaurantes en la vía pública, desorden vial, franeleros en cualquier punto de la ciudad, otorgamiento de permisos por parte de la autoridad municipal que destruyen el patrimonio, esculturas que fueron instaladas temporalmente y ya son permanentes, etc, etc, etc."

El delegado decidió señalar la problemática de la capital, una Ciudad Patrimonio de categoría mundial, quizás con la esperanza de que el alcalde, Edgar Castro Cerrillo, sí asuma su responsabilidad y ponga firmeza en el "desordenado municipio" que heredó hace meses.

2.- Una realidad con mucha verdad

Sergio Tovar se niega a recibir una nueva porción adicional de paciencia, pues no le interesa el tiempo que tiene en funciones el actual Ayuntamiento, sino el discurso de los políticos del estilo de Adrián Camacho, quien dejó exhibir con desfachatez, el interés económico que defiende o representa.

En una carta dirigida a los medios, el delegado del INAH asegura estar cansado de litigar esos asuntos con el Municipio de Guanajuato y, tras su hartazgo, decidió difundir una carta con varios gramos de amargura e impaciencia.

"Supongo que el señor Regidor, representa los intereses de los restauranteros que, sin reglamento alguno, ocupan los espacios que no son de su propiedad sino de la ciudad y que fueron concesionados en su momento, sin atender los reclamos de los habitantes de esta ciudad".

Sergio Tovar quiere más a la ciudad que el propio regidor Camacho.

3.- Los intereses políticos de Guanajuato

El delegado supone que existe un celo infundado sobre la actuación del INAH en las zonas de monumentos y patrimonial, pues asegura que la institución que representa no está en contra del desarrollo ni de la instalación de mesas y sillas, sino del desorden que lleva consigo.

Y así lo resume: "Desde que llegué a Guanajuato he tenido que estar litigando contra la autoridad municipal, que no atiende ni responde a los puntuales señalamientos que se han hecho para el cuidado y protección de la zona de monumentos, oídos sordos es lo que prevalece.

"Dos ejemplos básicos, la demolición del muro perimetral de la ex Hacienda de San Gabriel de Barrera y el permiso de construcción otorgado para la ampliación de 40 habitaciones del Hotel Casa Colorada en el Cerro de San Miguel.

"Se ha dicho en repetidas ocasiones que el restaurante que da servicio en los bajos de la escalinata del Teatro Juárez, obstruye las salidas de emergencia del propio Teatro, ninguna autoridad ha dado respuesta. Prevalece el interés pecuniario al de la vida de los ciudadanos asistentes a eventos culturales.".

Ahí sí se equivoca el delegado.

En ese caso, respecto al restaurantero que opera en los bajos de la escalinata, no es un tema pecuniario, sino de un patrocinador de diferentes banderas políticas que buscan el poder cada tres años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.