• Regístrate
Estás leyendo: La nueva era de Bomberos de NL y el apoyo ciudadano para modernizarlos
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 03:30 Hoy

Columna de Alejandro González

La nueva era de Bomberos de NL y el apoyo ciudadano para modernizarlos

Alejandro González

Publicidad
Publicidad

Los cuerpos de bomberos no son un lujo en la ciudad. Todo lo contrario, se trata de los héroes que preservan la vida y los bienes de todos los ciudadanos.

Así es, amigo lector, los bomberos son tan necesarios como antiguos en la historia de la humanidad. Cuando el hombre descubrió el fuego, y lo utilizó para desarrollarse hasta crear civilización, la importancia de controlarlo siempre incluyó la forma correcta y segura de apagarlo.

Bien vale recordar esto porque ya están en marcha el sorteo número 38 de Los Bomberos de Nuevo León ABP, que ofrece grandes premios; sí, pero principalmente brinda la satisfacción de contribuir al trabajo de los apagafuegos.

Al cuerpo de Bomberos del estado le hacen falta muchas cosas, necesita crecer con más estaciones, requiere modernizar equipo, más personal, en fin, se necesita avanzar al ritmo de la ciudad, pero no ha sido posible por múltiples causas.

El año pasado, estimado lector, como seguramente recordará, el Patronato de Bomberos de NL se vio envuelto en un presunto desvío de fondos y eso ocasionó un retroceso. Como si se tratara de un mal chiste, a los bomberos los atacó el fuego de la avaricia y terminaron ardiendo en las llamas de la corrupción. Muy lamentable.

Pero gracias esos problemas, el Patronato se renovó, cambió por completo, los mandos principales se refrescaron y se inició una nueva etapa con Gilberto Allen de León, presidente del Patronato de Bomberos, y con Jorge Fernando Espinosa Carreón, director general.

En los hombros de ambos está la responsabilidad de modernizar a los Bomberos de NL, asunto que se puede decir con facilidad, pero que en realidad se trata de una labor complicada, porque hay que persuadir a los ciudadanos de la importancia de su trabajo.

Comenzando por los ciudadanos influyentes o representantes, gobierno y Congreso. Por ejemplo, en el pasado proceso electoral se aprobaron 844 millones de pesos que se repartieron para las campañas electorales de alcaldes y diputados.

Es difícil cuestionar las campañas electorales, que de cualquier forma significan un gran gasto para todos, pero lo que sí es muy cuestionable son las precampañas, porque se repartieron entre todos los precandidatos más de 15 millones de pesos para darse a conocer.

Ese mismo año a Bomberos de Nuevo León, Protección Civil y Cruz Roja juntos, les fueron asignados cerca de 51 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos 2018.

El costo y mantenimiento de cada estación de Bomberos es altísimo y debemos entender que no es un gasto menor. Por esta razón es reconfortante saber que los legisladores del PAN tratan de sacar adelante una nueva Ley de Protección Civil y Cuerpos de Auxilio, con la cual, entre los datos más importantes aparece el hecho de recibir recursos de forma directa del presupuesto estatal y no como donativo. Muy bien.

El crecimiento vertical de la ciudad es muy grande y los bomberos no están creciendo tan rápido, faltan muchas cosas: una ley más moderna, más prevención y más equipo contra incendios en la ciudad y los edificios.

Los bomberos tienen la tradición de vender ellos mismos los boletos de su sorteo, en lo personal creo que tienen cosas mejores que hacer y bien podrían venderlos otras personas, pero por lo pronto los bomberos continúan al pie del cañón y con la frente en alto.

Son los héroes de nuestra ciudad, lástima que eso lo recordamos nada más cuando los necesitamos… si usted ve un bombero, aproveche para saludarlo, tómese una foto y dele las gracias por su trabajo y vocación. Y claro, cómprele un boleto para el sorteo, tal vez hasta se hace millonario… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.