• Regístrate
Estás leyendo: Cronología de una muerte anunciada
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 06:56 Hoy

Manchón Penal

Cronología de una muerte anunciada

Alberto Romero Rodríguez

Publicidad
Publicidad

“La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes”, Peter Drucker.

Tras la eliminación del cuadro merengue de la Copa del Rey en manos de su acérrimo rival, y la entrega de la Liga en charola de plata al Barcelona, para después coronar un 2019 de terror con la humillante derrota ante el Ajax, son el reflejo de que el Real Madrid está viviendo una crisis que se vislumbraba meses atrás.

Y es que el Madrid ya había dado indicios de esta crisis y que, tras la heroica conquista del tricampeonato en la Champions League, había opacado su falta de trascendencia y capacidad en la liga española y que decir de la Copa del Rey la cual se ha convertido en un monopolio para los catalanes.

El 31 de mayo del 2018 iniciaría esta debacle que tras la conquista de la tercera corona de la Champions League, Zinedine Zidane anunciaría su salida del Real Madrid tras conseguir tres Champions League, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes, una Liga y una Supercopa de España. Zidane había entendido muy bien que a un club plagado de figuras y que no tenían un orden estratégico en su juego, sino que más bien basaban su potencial en la capacidad técnica e individual de los fenómenos que tenía bajo su mando, pero que ese esquema ya no daría para más.

Bien lo dijo Zidane a su salida: “Hay etapas en la vida en que uno debe saber cuándo parar. Lo hago por el bien del equipo, conmigo hubiese sido complicado ganar el año que viene. No veo tan claro seguir ganando, hay que hacer un cambio”.

El Madrid de la mano de Florentino Pérez, su presidente, traería a un estratega que le pudiera generar nuevos dividendos pensando en una nueva etapa, pero que como todo cambio requeriría tiempo y paciencia algo que su actual presidente y una afición insaciables de triunfo tienen.

La filosofía de los de blanco no se basa en un esquema de formación para generar nuevas figuras, ni en un esquema que le permita sacar el mayor potencial táctico de un verdadero equipo dentro de la cancha para vencer a sus rivales. El Madrid es tajante en su filosofía de ganar y aplastar a sus rivales, es parte de su ADN donde el tiempo y la paciencia no son su mejor virtud.

Bien dicen que lo que mal empieza, mal acaba y es que las formas en el futbol como en la vida si importan, y la manera en que Lopetegui había cerrado su contrato con el Madrid ha días de comenzar la participación de sus dirigidos en el Mundial de Rusia, fue uno de los errores más grandes cometidos en la carrera profesional del, hasta ese entonces entrenador de la “Furia Roja”.

Lopetegui sabía que la oportunidad que se le presentaba era única pero que también era lapidaría para su carrera y la presión y falta de paciencia en el proyecto terminaron por sepultar algo que desde el inicio parecía total y absolutamente una crónica de muerte anunciada.

Tras la salida de Lopetegui y el anuncio de la llegada de Solari al banquillo merengue la cosa parecía doblemente seria para los madridistas empedernidos que veían en Solari un punto de similitud entre Zidane y Solari. ¿En qué cabeza pudo haber pasado esa similitud? ¿Cómo comparar a un monstruo con la capacidad, experiencia y mentalidad ganadora de un monstruo como Zidane?

Aunado a todo esto, el 11 de julio la máxima figura del Madrid, Cristiano Ronaldo anunciaba su salida lo que seguramente fue la cereza en el pastel para terminar de descuartizar un esquema basado en la capacidad individual sin su mejor representante, ¿cuántos partidos Cristiano salvó al Madrid del desastre ante múltiples rivales?

Sin duda, una figura como la de Cristiano no la podrán sustituir de la noche a la mañana, pues no solo es un líder dentro del campo para las ya consolidadas carreras del resto de la plantilla madridista, sino era referente de la filosofía merengue, con esa sobrada y aparente seguridad de estar en lo más alto cayendo a veces en una exagerada soberbia que provoca la animadversión y antipatía de sus retractores.

Cristiano y el Real Madrid, Real Madrid y Cristiano, hechos el uno para el otro fueron un referente del futbol mundial e hicieron que este Madrid fuera un verdadero referente histórico en los últimos tres años, pero Florentino pensó alguna vez ¿qué sería de su Madrid sin Cristiano?, ¿estaba preparado el Madrid para una vida sin este referente dentro y fuera del campo?

Al parecer la respuesta es un contundente NO. Y es que cada decisión que se ha venido tomando pareciera un reflejo y no una decisión de un proyecto pensado a un corto, mediano y largo plazo que le permitiera al Madrid una reconstrucción continua para no depender de un solo hombre o un solo entrenador y pudiera encontrar una forma de éxito continuo por encima de sus rivales.

El Madrid ha dejado pasar la oportunidad de demostrarle a su máximo rival que ellos no dependían de un solo hombre, que existía una vida después de Cristiano y de Messi, y que el Real Madrid estaba por encima de cualquier ídolo o referente individual, pero una vez más ha hecho alusión a su historia a su pasado, el Madrid está hecho a base de individualismo puro y nato. Carece de un proyecto genuino para garantizar triunfos fuera del individualismo y de la cartera, siendo su único esquema el conseguir al mejor hombre o los mejores hombres del momento para tirarlos a la cancha y provocar que ganen títulos, pero ¿qué pasa cuando ese hombre que te garantizaba resultados se va?, ¿qué pasa cuando los hombres que lo seguían ya no tienen a quien seguir?, ¿consigues a otro?, ¿dónde?

2 y 5 de marzo del 2019 son fechas que el Real Madrid muy difícilmente olvidará, fue la culminación de un ciclo y una bofetada a esa soberbia blanca que deja en el camino muchas preguntas en el camino, donde ya se vislumbran una reestructuración a base de billetes para continuar con ese esquema infinito que en la casa blanca tienen por filosofía; ganar como sea, pero ganar.

Nombres como Mbappé, Neymar, James Rodríguez, Lewandowski llegarán ante una posible reestructuración y un giro de 360 grados para intentar una reconstrucción que no lo dudo dejará dividendos, pero que quizá no le alcance para regresar a esos días de gloria que parecen haberse quedado en el baúl de los recuerdos del club.


Hasta la próxima…


Twitter: @AlbertoRomeroMP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.