• Regístrate
Estás leyendo: Ven año difícil para el consumo masivo
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 20:20 Hoy

Ven año difícil para el consumo masivo

Los productos que son adquiridos por todos los estratos sociales tuvieron un crecimiento de 4 por ciento durante 2016.

Publicidad
Publicidad

El buen desempeño que ha mostrado el consumo de productos masivos es una muestra de que durante 2016 se superó el impacto de la implementación del impuesto especial sobre productos y servicios (IEPS), que se empezó a pagar desde 2014 a través de artículos con alto contenido calórico, tales como los refrescos. No obstante, el elevado tipo de cambio y la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, traerán consigo un panorama llenó de incertidumbre.

En entrevista, Fabián Ghirardelly, country manager de Kantar Worldpanel México, destacó que las compras de productos de consumo masivo que realizaron durante 2016 los hogares mexicanos en comercios formales como supermercados, establecimientos de conveniencia, o tiendas de las esquina, registraron un crecimiento anual de 4 por ciento.

“Estamos viviendo un entorno muy diferente a este 2016, básicamente porque nuestro principal socio comercial —Estados Unidos— está teniendo un cambio de gobierno con una línea que podría complicar un poco. En ese sentido, vemos un 2017 con mucha más incertidumbre que en 2016, justo por este fenómeno más que por el mercado interno”, consideró Fabián Ghirardelly.

Los productos de consumo masivo son aquellos que adquieren todos los estratos sociales. Según el “Ranking Brand Footprint 2016”, elaborado por la consultora Kantar, las marcas más elegidas por los mexicanos son: Coca-Cola, Lala, Bimbo, Nutrileche, La Moderna, Alpura, Pepsi, Nescafé, Knorr y Marinela.

José Antonio Cebeira, analista de Actinver, destacó que si bien el consumo en México ha venido creciendo después del impuesto especial que se añadió hace un par de años, es probable que como consecuencia del complicado entorno internacional, se registre una desaceleración durante el primer semestre de 2017.

“El 2014 representó una base comparativa baja para 2015, año en el que las cifras se vieron muy bien. En tanto, los números de 2016 tuvieron un sólido crecimiento. La base comparativa es cada vez más complicada y ahora hay que sumarle la variable de incertidumbre de hacia dónde va la economía mundial. Las afectaciones para el consumidor final lo reflejarán las compañías en sus precios”, expresó Cebeira.

DESEMPEÑO

Durante 2014 las ventas que obtuvieron los miembros de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad), fueron de un billón 184 mil millones de pesos, un crecimiento de 5.2 por ciento en tiendas totales y 0.9 por ciento en tiendas iguales; es decir, en establecimientos con más de un año en operación.

Para 2015 los ingresos que generaron ascendieron a un billón 324 mil millones de pesos, un incremento en tiendas totales de 10.3 por ciento y en tiendas iguales de 6.7 por ciento.

Fabián Ghirardelly, country manager de Kantar, recordó que mientras la Antad registra las ventas que obtienen las tiendas autoservicios, las departamentales y las de conveniencia, la consultora que representa centra sus mediciones en más de 100 categorías de productos, e incluye el canal tradicional, como las tienditas de la esquina.

El directivo destacó que actualmente 40 por ciento del gasto del hogar de los mexicanos se destina a las compras en tiendas de autoservicio, mientras que el 60 por ciento restante, se va a otros canales de venta.

“Hoy en día hay un traspaso de compra hacia el canal de autoservicio y a los canales tradicional o de cercanía, principalmente, aunque estos últimos han tenido un año más difícil”, reconoció el directivo de Kantar.

Tras la implementación del IEPS, el especialista de Actinver manifestó que categorías como el cuidado personal se han ido recuperando, lo cual tiene que ver con el auge de un formato más accesible y con la innovación de valor agregado en el producto.

“Después del IEPS en 2014 el consumidor poco a poco fue actualizando su presupuesto y viendo prioridades. Un año después lo que vimos es que ya estaba acostumbrado al precio y ya sabía en qué gastarlo, sumado a que el sueldo mínimo había aumentado por arriba de la inflación, dándole un poco más de poder adquisitivo”, reconoció Antonio Cebeira.

En este sentido, destacó productos como los refrescos, los cuales han mostrado una recuperación considerable, dado que en el primer trimestre de 2014 —cuando se implementó la reforma— las refresqueras públicas tuvieron una caída de 6 por ciento en su volumen de ventas. Para finales de ese año solo Arca Continental fue capaz de cerrar sin números negativos.

En tanto, para 2015 las refresqueras lograron un crecimiento en volúmenes de ventas y para 2016 consiguieron un regreso a las tasas normales de crecimiento, es decir, de entre 3 y 5 por ciento dependiendo de la compañía.

BATALLA

Por otra parte, el country manager de Kantar sostuvo que el sector retail presenta una batalla que es cada vez más agresiva entre los distintos jugadores del mercado, por lo que será interesante su consolidación luego de la compra de las tiendas Comercial Mexicana por parte de Organización Soriana.

Añadió que la intensa competencia también se verá en el terreno del comercio electrónico, gracias a la llegada de Amazon y otras compañías.

“2017 será un año interesante en términos de competencia, el sector seguirá fragmentándose, con un canal de conveniencia que se abre muchísimo con más de mil puntos de venta y con aperturas muy agresivas. México, por la estabilidad económica que tiene es un mercado muy atractivo para que entren más marcas”, consideró Ghirardelly.

Respecto a la migración del canal tradicional hacia algunos más moderno, el analista de la casa de bolsa Actinver, reconoció que si se ha “visto cierta migración, más que nada por la parte de los precios y los grandes descuentos que estas cadenas son capaces de ofrecer”.

En relación al tipo de cambio, sostuvo que aunque se está viendo un mayor impacto en el alza de precios, todavía no se ve un impacto en el consumo. Y aunque históricamente en México, la consecuencia de un peso débil era una inflación fuerte reflejada en el consumo, la realidad es que en 2015 y 2016, la regla no se cumplió.

En este sentido, José Antonio Cebeira, aceptó que varias compañías han incrementado precios por lo menos a niveles de inflación; sin embargo, indicó que el consumo continúa mostrando niveles bastante sólidos.

Respecto a la llegada de Donald Trump a la presidencia de EU, el analista destacó que el consumo es una industria que sí refleja el clima político. Por lo cual: “Sí vemos que la industria de alimentos, bebidas y la parte de retail sea bastante afectada en México”.

Desde su punto de vista, lo que puede hacer el consumidor para amortiguar los posibles impactos es tratar de reducir su gasto y esperar a ver un panorama que sea un poco más claro. Lo cual se verá durante el primer semestre de 2017, dado que será cuando Donald Trump presente sus políticas públicas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.