• Regístrate
Estás leyendo: 'Trolls', con ventaja en patentes Apple-Nokia
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 03:42 Hoy

'Trolls', con ventaja en patentes Apple-Nokia

La firma de la manzana presentó una demanda contra dos empresas que actuaron como entes para aplicar cartera de marcas de la compañía finlandesa.

Publicidad
Publicidad

Google y Apple son las firmas más valiosas del mundo y las ganadoras del auge de los smartphones. En su estela se encuentra la operación de teléfonos de Nokia que se vendió a Microsoft y después se liquidó. Pero cuando se trata de defenderse contra el arsenal de patentes que Nokia logró construir en sus años en la cima, los pesos pesados de la tecnología estadunidense quieren que el mundo los considere las víctimas de un comportamiento injusto y anticompetitivo.

Esa deliciosa ironía surgió esta semana, cuando Apple presentó una demanda antimonopolio contra dos empresas que actuaron como los entes para aplicar la cartera de patentes de Nokia. Apple reclamó que Nokia se aprovecha del sistema legal y que es propicio para que abuse de él al dividir sus tenencias de patentes y pasarlas a firmas especializadas. En la retórica acalorada de la industria de propiedad intelectual, Nokia se convirtió en el animal que más detestan: un troll de patentes.

Hace cuatro años Google fijó la mira en el mismo acuerdo para reclamar ante los reguladores europeos. Acusó a la compañía finlandesa y a Microsoft de coludirse para elevar los precios de los smartphones y evitar las concesiones de patentes, que son esenciales para que funcionen sin problemas los mercados de tecnología. En la actualidad es tentador ver que todo esto es una lucha en la que participan empresas con mucho dinero y que son más que capaces de cuidarse ellas mismas.

Pero centró la atención en un asunto importante para la industria de tecnología en general. En cuestión está lo que se conoce como “entidades de aserción de patentes” (PAE, por su sigla en inglés), empresas que se crean para comprar y aplicar los derechos de propiedad intelectual.

Según los críticos, estos mercenarios no sienten remordimiento en abusar de un inestable sistema jurídico para exigir regalías excesivas, con lo cual trastornan el delicado equilibro en el mundo de la tecnología entre los inventores y las empresas que obtienen ganancias con sus inventos.

Algunos factores de los que aplican las patentes son más molestos que otros. En un estudio reciente, la Comisión Federal de Comercio de EU aprobó en lo general a lo que denominó como “PAE de cartera”, las empresas que compran grandes paquetes, ya que ofrecen una función económica útil, y más de la mitad de ellas comparten las utilidades con los inventores.

Es verdad, tal vez estén más dispuestos a realizar una acción legal que las empresas de tecnología que tienen relaciones industriales que tienen que proteger, y cuentan con la experiencia y riesgo de capital para ir a la guerra. Pero esto en sí mismo no las vuelve malas.

Una segunda cuestión más seria, es si las PAE se involucran en una guerra asimétrica. Como vehículos legales listos para usar sin negocios operativos por cuenta propia, que pueden demandar sin temor a una contrademanda. También pueden actuar como empresa fantasma para los dueños de las patentes originales, lo que hace más difícil que los acusados puedan presionar para que se haga un descubrimiento legal de las empresas que ganaron primero los derechos de patentes. Estos efectos secundarios menos agradables parecen aceptables si los superan los beneficios de subcontratar los derechos legales. Pero hay otros resultados más perniciosos que pueden ser más difíciles de asimilar. Uno es la opacidad que hay en torno a algunas PAE. Cuando el último beneficiario de una acción legal está oculto, es imposible para los acusados responder con su propia acción legal.

Las PAE también pueden recurrir a tácticas dudosas, como diversificar el portafolio de patentes a través de una serie de entidades legales diferentes que obligar a una compañía como Apple a comprar varias licencias sobre lo que representa la misma tecnología. Esta práctica se conoce en la industria como acumulación de regalías.

Otra preocupación válida es si algunas empresas utilizan a las PAE para eludir sus obligaciones para mantener abiertos los estándares de la industria.

Cuando son dueños de patentes de tecnología que tienen un papel en los estándares de la industria, las empresa como Nokia aceptan límites sobre qué tan agresivamente pueden hacer valer sus derechos, pero una vez que las patentes las tienen una empresa independiente, es posible que no se apliquen las mismas restricciones.

Las reclamaciones de Apple podrían tener más peso si a la empresa misma no la acusaran de rechazar los métodos habituales de la industria para lidiar con los estándares de la tecnología. Pero una de las demandas de Nokia acusa al fabricante del iPhone de negarse a dar licencia a una serie de patente que se utilizaron en el estándar de compresión de video H.264, incluso cuando muchas otras empresas de tecnología aceptaron los mismos términos.

También hay duda acerca de si los reguladores europeos de competencia van a correr para defender a las empresas estadunidenses de tecnología que se encuentran bajo escrutinio de Bruselas.

Con las cantidades que hay en juego en aumento ahora y los encargados de aplicar las patentes como una parte muy arraigada en el panorama legal, parece que se debería haber dado una mirada más estrecha a sus tácticas desde hace tiempo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.